Un documental para salvar el valle de Cuatro Ciénegas

Cuatro Ciénegas alberga una gran cantidad de flora y fauna endémica que está a punto de desaparecer por el cultivo de alfalfa

El valle de Cuatro Ciénegas en Coahuila es un ecosistema único en el mundo. Al encontrarse en peligro por el desvío de líquidos para cultivos, el periodista y fotógrafo David Jaramillo se le ocurrió preparar un documental sobre este lugar llamado Cuatro Ciénegas: Parpadeo Cósmico.

Las más de 80 mil hectáreas en medio del desierto del valle de Cuatro Ciénedas, están habitadas por unas 1.237 especies de flora y fauna, muchas de ellas endémicas como la tortuga bisagra, tortuga de concha blanda y la mojarra Minckley.

En este ecosistema también habitan comunidades microbianas marinas de hace millones de años y han evolucionado en sus aguas aisladas de todo el mundo que formaron arrecifes llamados estromatolitos. En estos fósiles se encontraron las comunidades de bacterias más antiguas de las que se tiene registro y que cambiaron nuestro planeta de naranja a azul para llenarlo de vida.

Después de dos eras glaciales y 5 grandes extinciones, Cuatro Ciénegas está a punto de ser destruido por la extracción masiva de agua para el cultivo de alfalfa. Lo anterior no permite que los mantos acuíferos se recarguen y en 40 años, los humedales declarados como Área de Protección de Flora y Fauna en 1994, se han secado en más de un 90%.

A través de Fondeadora, Jaramillo busca reunir los recursos para su proyecto Cuatro Ciénegas: Parpadeo Cósmico. Su objetivo es reforzar la educación ambiental en niños y jóvenes a través del arte y la ciencia. Aquí está instalado el único laboratorio de biología molecular a nivel bachillerato de México y todos merecen saber de su existencia.