Registran los primeros casos de afecciones a la salud por el derrame en el río Sonora

Hay cerca de 37 casos de personas afectadas por la exposición al agua contaminada del río Sonora.

Lo inevitable está sucediendo. Se han registrado los primeros casos médicos de contaminación por metales pesados que Grupo México derramó en el río Sonora hace unos meses.

Una niña de 6 años de edad presenta en sangre y orina altas concentraciones de cadmio y cobre. Ella al igual que otro paciente, estuvieron expuestos al agua contaminada.

Estas concentraciones de metales en el cuerpo pueden causar osteoporosis, daños al hígado y riñones. De acuerdo a los análisis de laboratorio, los niveles de cadmio en la orina de Nicole Yañes — la pequeña de 6 años — es de 1,93 ug Creatinina; los de cobre en la sangre son de 151,2 ug/dL.

Alarma que el río posea altas concentraciones de cadmio, ya que al ingerir su agua este metal sustituye el calcio de los huesos, lo que produce osteoporosis. También es la causa de una enfermedad llamada comúnmente ay-ay, porque suele ser muy dolorosa. Por otro lado, el cobre genera problemas hepáticos, esto podría ser una causa no viral de hepatitis.

Nicole nadó en el agua del río, ya que la minera ocultó el derrame sin alertar del riesgo que corría la gente al entrar en contacto con ella. Ahora padece dermatitis y alopecia, condiciones que le causan problemas sociales; eso sin contar las enfermedades que podría presentar más adelante.

El segundo paciente registrado, Juan Villaba de 42 años, estuvo internado 2 semanas en el hospital por gastroenteritis severa ya que bebió agua directamente del río. Sus estudios revelaron 118,4 ug/dL de cobre, 0,36 ug/L de manganeso y 0,30 ug/dL de plomo en la sangre.

La Secretaría de Salud y Comisión Federal Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) han confirmado cerca de 37 casos de pacientes afectados por la exposición al agua contaminada del río Sonora por Grupo México; 9 de ellos son menores de edad y también hay una mujer embarazada.

Es una pena que no se obligue a Grupo México a dar un seguimiento estricto a los casos de las personas que han resultado afectadas y más triste aún es que si no se atiende a las personas, mucho menos a la cantidad de vida que se destruyó en el río con el derrame.