Llamas y alpacas amenazadas por la sequía y la endogamia en el norte de Chile

La gran mortandad de camélidos tiene en riesgo al sector ganadero de la provincia de Parinacota.

Un grave problema de sequía está afectando a la comuna de General Lagos en la región de Arica y Parinacota, al norte de Chile.

La crisis hídrica, la falta de forraje, enfermedades como la sarna y la depredación natural ha elevado la muerte de llamas y alpacas en la zona. Los habitantes del altiplano dependen en gran parte de estos animales, puesto que además de ser su principal fuente de proteína animal, su lana es aprovechada en vestimentas para el comercio, del estiércol se obtiene combustible y fertilizante, además de ser también un medio de carga, indica Infocyt.

Según el genetista e investigador del Centro de Investigaciones del Hombre en el Desierto, Felipe Figueroa, el problema que afecta a los habitantes tiene raíces muy antiguas: La endogamia. Es decir, la reproducción entre ejemplares unidos genéticamente durante varias generaciones. Como consecuencia, la decencia es más proclive a contraer enfermedades, malformaciones y tienen una menor capacidad para adaptarse a cambios ambientales.

“En la evolución natural se produce una diversidad genética en cada especie, que ayuda a la adaptación al entorno en que se desarrollan. La amplitud de la diversidad genética en las razas domésticas depende del tamaño de las poblaciones fundacionales. A menor tamaño de la población, menor será la amplitud de la diversidad genética”, explica Figueroa.

De esta forma, la población escasa de animales derivó en la endogamia, que se ha mantenido durante siglos, a pesar que la cantidad de ejemplares ha crecido. Es decir, las poblaciones actuales de camélidos son descendientes de los pocos sobrevivientes del pasado y por ende, poseen un mínimo de variabilidad genética para lograr que los rebaños tengan mayor defensa a enfermedades infecciosas, una mejor calidad reproductiva, mayor adaptabilidad al entorno y mejor expectativa de vida de sus crías.