Goza de los maravillosos beneficios de la chía

El nombre maya de esta planta significa fuerza, algo que tiene sentido al conocer las propiedades de sus semillas.

Entre los súper alimentos que actualmente se encuentran “de moda” destacan estas diminutas semillas originarias del centro y sur de México y Guatemala. La chía, junto con la linaza, son las especies vegetales con mayor contenido de ácido graso alfa-linolénico (ALA) omega 3. De ahí que se haya conservado su consumo, que comenzó con los mayas, hasta la fecha.

La semilla de chía contiene muchas propiedades como: proteínas, calcio, boro — mineral que ayuda a fijar el calcio de los huesos —, potasio, hierro, ácidos grasos como omega 3, antioxidantes y también oligoelementos tales como el magnesio, manganeso, cobre, zinc y vitaminas como la niacina entre otras.

Con pequeñas cantidades la semilla de la Salvia hispanica supera los valores nutricionales de alimentos como las espinacas, las nueces, hasta los pescados, como el salmón. Por ello, resulta básica en la alimentación de los vegetarianos y veganos.

Hoy destacamos algunos de sus beneficios, que nos ayudan a mantener una buena salud a través de una dieta sana y completa.

Fuente de Omega 3

chia01660x550.jpg

(cc) oniitamo / Flickr

Las semillas de chía son contienen cantidades importantes de Omega 3, lo que favorece al sistema nervioso central, además de darnos un brillo especial en piel y cabello, hasta ayuda a controlar padecimientos en las articulaciones. Tienen más ácidos grasos que pescados como el salmón.

Rica en proteínas

chia02660x550.jpg

(cc) stampinmom / Flickr

Posee también los 8 aminoácidos esenciales, lo que permite una composición de 23% de proteína entera — el doble de cantidad que cualquier verdura, más que las nueces o los granos. Esto lo hace una importante fuente de energía, ideal para las mañanas. Ya saben: Chía, desayuno de campeones.

Excelente fuente de fibra

chia03660x550.jpg

(cc) k9d / Flikr

Por su alto contenido de fibra soluble que, al ser remojadas en algún líquido, forman un gel llamado mucílago. Su consumo ofrece una sensación de saciedad, reduciendo los antojos — de paso, nos ayuda a limpiar nuestro sistema digestivo —. Por lo cual, ayuda a bajar de peso de manera gradual.

Antioxidante y depurativa

chia04660x550.jpg

(cc) joyosity / Flickr

Estas pequeñitas contienen 3 veces más antioxidantes que los arándanos. Nos ayudan a eliminar líquidos y toxinas, además de promover la purificación de la sangre y regular la flora intestinal.

Una inyección de minerales

chia05660x550.jpg

(cc) ljguitar / Flickr

La chía contiene cantidades importantes de calcio que fortalece nuestros huesos y el boro necesario para fijarlo. Tiene 3 veces más hierro que las espinacas, 2 veces más potasio que el plátano y más magnesio que el brócoli.

Protegen de la contaminación ambiental

chia07660x550.jpg

(cc) stone-soup / Flickr

Por todos sus nutrientes nos ayudan a contrarrestar los efectos de la contaminación, del cigarro y hasta de los rayos UVA. Así purificamos nuestro cuerpo por dentro y por fuera.


Podemos disfrutar de la chía todos los días, especialmente por las mañanas, para que comencemos cargados de energía. Con ellas se pueden preparar deliciosos platillos, desde un sencillo pudín con vainilla hasta una especie de risotto con espinacas y champiñones o simplemente agregar las semillas al agua de limón.