Bella, una pit bull que recibió un disparo y fue abandonada, encuentra un hogar

Justo ayer leía sobre cómo los Pit Bull pasaron a ser del perro familiar por excelencia al monstruo que todos temen. Siento decir que muchas de las cosas trágicas que pasan a causa de estos animales es culpa de dueños irresponsables. Aún así, esta raza es tan noble que a pesar de recibir agresiones por parte de los humanos es capaz de amarlos otra vez.

Esta es la historia de Bella, una Pit Bull que fue encontrada por una familia durante un día de campo. Bella tenía una herida de bala, había sido brutalmente golpeada al grado de perder la vista de un ojo y estaba hambrienta. Por si eso fuera poco, la perrita acababa de tener una camada de cachorros que nunca encontró.

La familia la llevó a un veterinario para que extrajeran la bala, un procedimiento nada fácil pues estaba muy clavada en su pecho. Cuando se repuso, un hombre decidió adoptarla pero no se llevaba bien con sus demás perros, así que Bella se quedó sin hogar otra vez. Esta es la historia que cuenta Sarah Spier, maquillista de la película “Sin lugar para los débiles”, que ayudó a Bella a encontrar una familia hasta que se dio cuenta de que su hogar estaba con ella.

10689834759760117404171961006172689382160n660x550.jpg

(cc) Hope for Bella / Facebook

Aún cuando este animal ha recibido los peores maltratos, es la “cosita más dulce”, según Spier. Sarah, quien desde hace 5 años adoptó a Bubba, su otro perro, adquirió un amor enorme por él pues siente que llegó a ella en un momento del necesitaba salvarse. Después de una relación tormentosa que logró superar, Bubba fue su razón de vivir y ahora encuentra similitudes entre su historia y la de Bella.

Spier supo que debía quedarse con Bella luego de llevarla a una prueba de adaptación a un nuevo hogar. Aunque no había más perros y tenía un patio donde jugar, Bella ladró, lloró y se quedó sentada esperándola todo el día.

¿Cuántos de nosotros somos capaces de perder el miedo ante una figura que nos lastimó y amarla de nuevo? Tendemos a culpar a los animales, en especial a los perros que están cerca de nosotros. Hay que entender que si son agresivos muchas veces es por no ser dueños responsables porque con amor y dedicación, es posible que aún un perro maltratado agradezca nuestro cariño el resto de su vida.