Aves afectadas por pesticida relacionado con colapso de abejas

Una investigación realizada en Países Bajos demuestra que los neonicotinoides afectan a las poblaciones de aves como gorriones y golondrinas.

El uso de determinados pesticidas ha afectado de manera evidente a las abejas. Bien lo indica el estudio de Harvard que establece la relación de los pesticidas y la significa disminución de abejas — primera vez que lo demuestran con datos duros, considerando otros factores, como la temperatura.

Mientras nos enfocamos en la crisis de estos amigos polinizadores, casi se nos escapan otros efectos relacionados al uso de estos químicos; casos como el publicado esta semana en la revista Nature.

Una investigación realizada por la Universidad de Radboud revela que en Países Bajos las poblaciones de aves cayeron de manera drástica en aquellas zonas donde la contaminación con neonicotinoides es más alta. Entre las especies más afectadas se encuentran estúrnidos, gorriones y golondrinas.

El estudio indica que al menos 95% de los neonicotinoides aplicados en los cultivos se extienden en el medio ambiente, matando a insectos y pájaros que generalmente dependen de estos alimentos; en aves ocurre de manera particularmente cuando crían polluelos.

De acuerdo con TreeHugger, los investigadores examinaron varias causas que afectarían a la población de las aves, como la intensificación de las actividades agrícolas en la zona, sin embargo, la presencia de neonicotinoides resultó el factor más evidente.

Cada vez se dan a conocer más estudios que demuestran los daños que causa este químico en el medio ambiente y la biodiversidad entorno a los cultivos — como el mencionado anteriormente —. Además son cada vez más las organizaciones que piden a sus gobiernos rechazar el uso de los pesticidas, mientras que las trasnacionales como Syngenta, buscan la manera de que se levante el veto al uso de estos químicos en ciertas zonas de Europa.

El uso de estos químicos es promovido por grandes empresas biotecnológicas, como Monsanto, Dupont, Syngenta entre otras, que ofrecen una “respuesta fácil” a la seguridad alimentaria, a la producción eficiente de alimentos, dejando a su paso desequilibrio en el medio ambiente. ¿A qué precio? Es hora de apostar por opciones más responsables con la naturaleza.