Conoce los oscuros secretos de la comercialización de alimentos

Muchas veces el marketing nos hace creer que ciertos alimentos están hechos de una forma totalmente contraria a la realidad.

La misión más importante de la publicidad es hacernos creer que necesitamos lo que nos ofrecen, y en el ámbito alimenticio, también es convencernos de que ese alimento es el mejor de todos, el más saludable, que viene de los mejores lugares, etc. Pero ¿cuánto de esto es cierto?

Muchas veces el marketing nos hace creer que compramos comida de primera calidad, sobre todo para quienes comen carne, a quienes les hace creer que los cerdos, vacas y pollos viven en un paraíso terrenal, que están alimentados con comida 100% natural, y que luego venden productos seleccionados. Pero realmente, los animales están confinados en espacios muy pequeños donde solo los alimentan y los tratan no como seres vivos, si no que como un producto que les hará ganar dinero.

Debo admitir que muchas veces he sido engañada por etiquetas que dicen “de granja”  o “100% natural”, porque claro, es el trabajo de los publicista hacer que lo que nos venden se vea bien. Pero para que no nos dejemos engañar, una actriz llamada Kate Miles se hizo pasar por experta en marketing de alimentos, reunió datos reales y frente a una audiencia real les explicó cómo funcionaba todo esto.

La información que la gente recibe es tan impactante que se quedan totalmente impactados por cómo, con la ignorancia, ayudan a que los animales sigan sufriendo y a que las empresas nos sigan mintiendo.

Es nuestro deber informarnos bien y saber de dónde proceden nuestros alimentos, y no dejarnos llevar por los engaños de las grandes empresas, y preferir los productos locales, que son naturales y orgánicos de verdad.