Cifras y compradores de animales para laboratorio del Instituto de Salud Pública

Las cifras fueron mayores a lo esperado. Entre los años 2000 y 2011 se vendieron más de 1.000.000 de animales y los ingresos superaron los CLP$1.500.000.000.

La experimentación en animales funciona bajo un gran secretismo. Este desconocimiento se aplica no solo a los experimentos, sino que también a las redes que genera esta actividad, sus actividades comerciales, quienes se ven beneficiados y cuánto dinero se mueve en esta área.

En el caso de Chile, no es la excepción. Sin embargo, a fines del 2012 la organización No Más Vivisección pidió información al Instituto de Salud Pública (ISP) acerca de sus ventas y clientes, ya que el ISP ofrece en su página animales para laboratorio. La información se pidió bajo la Ley de Transparencia. Esta ley garantiza el acceso a la información de la Administración del Estado y sus procedimientos.

Las cifras fueron mayores a lo esperado. Entre los años 2000 y 2011 se vendieron más de 1.000.000 de animales y los ingresos superaron los CLP$1.500.000.000, como indica en detalle la información entregada por el ISP. Sobre la lista de compradores de animales para laboratorios, son personas naturales, muchos de ellos investigadores, servicios públicas, establecimientos educacionales, empresas privadas e incluso entidades dedicadas a la entretención.

Conseguir la totalidad de la información no fue tarea simple. El ISP entregó solamente datos acerca de las cifras de ingresos monetarios y número de animales vendidos y no de los compradores, aludiendo posibles amenazas a la integridad de los involucrados. Esto significó acudir al Consejo para la Transparencia, que determinó que el ISP debía entregar dicha información. En consecuencia, el ISP apeló a su último recurso legal posible, un recurso ante la Corte de Apelaciones. El fallo, entregado en diciembre del 2013, dictó unánimamemente que el ISP sí debía entregar la información sobre los compradores.

La información relativa a los años 2012 y 2013 ya se pidió. Queda sólo esperar los plazos legales para que los datos más recientes salgan a la luz. La tendencia hasta el 2011 ha sido que aumente el uso de animales en laboratorios chilenos, lo que acarrea muchas preguntas acerca de qué se hace con los animales y si es que hay esfuerzos efectivos para reemplazar el uso de animales en la ciencia, como bien podría lograrse gracias a los avances tecnológicos como el Simulador de órganos.