El poder de la músicoterapia y el yoga con Guru Darshan Singh

Este profesor nos comparte su experiencia mediante la meditación, la práctica yóguica y la musicoterapia, que centra la vitalidad en la permanente vibración del cosmos, logrando procesos revolucionarios personales que impactan en el entorno.

Tuvimos la suerte de ir el año pasado a cubrir el Wanderlust, y conocer toda una cultura que utiliza el conocimiento ancestral para armonizarnos encontrando en la naturaleza el centro de la vitalidad. Ahora que se acerca una nueva versión, encontré una estupenda entrevista al Guru Darshan Singh, maestro de yoga y musicoterápia, que se me quedó atrapada entre archivos de audio en mi grabadora y que muestra con claridad la cosmovisión que activa el conocimiento humano desde el origen universal.

Sabemos que este hermoso tercer planeta suena como una ballena fantasmagórica que bucea por la inmensidad  del tiempo-espacio y que más allá de ser un mito cosmogónico, es evidencia de la NASA, como así la vibración que existe en distintos planetas y en todo el Universo.

Este curioso hombre de turbante en la cabeza, de contextura ligera y gracil, tratado con respeto y admiración por quienes eran parte de este mundo, se sentó, luego de una magnífica sesión de musicoterapia en un sillón con uno de sus tres hijos. Me acerqué y comencé a entablar una increíble conversación desde mi más absoluta ignorancia. Con paciencia y hasta cariño, fui obteniendo respuestas coherentes y con trascendente significado sobre los misterios que todo ser humano encarna. Además, con mucha curiosidad de alguien que no está en el mundo del yoga, pregunté por la confianza que me brindaba, sobre asuntos básicos como su vestimenta, nombre y reacción de las personas comunes y corrientes frente esto. Acá esta interesante entrevista:

VeoVerde: Guru, disfruté de tu sesión de músicoterapia, ¿en qué consiste eso, es kundalini?

Guru Darshan Singh: En realidad lo que yo hago son mantras, de la tradición sic, que están relacionado mucho con el Kundalini Yoga, como lo enseñó Yogi Bhajan, y se basan en lo que es el nat yoga, que es la corriente de sonido, y de Shabd guru, que es utilizar la corriente de sonido a través de los mantras, cierto tipo de mantras, cierto tipo de vibración.

VV: ¿Y eso se conecta con la vibración cósmica?

GDS: Claro, lo que pasa es que nat es la corriente del sonido que crea todo, y que a partir de esa corriente de sonido surge todo lo que es manifiesto. Entonces claro, energía cósmica, energía universal, todo eso.

La materia…

GDS: Claro, se dice que en un principio era la palabra, el sonido y después, a partir del sonido se crea todo.

A partir del sonido, esa es la teoría, ya, y en base a eso tú has generado tu práctica

GDS: Y en base a eso hay una tecnología que se llama nat yoga, que entonces es lograr el estado de unión, de unicidad a través de conectarse con esa corriente de sonido.

Ya, y tú ¿por qué hablas de tecnología?

GDS: Porque en realidad, no es que tengan que creer en algo específico para que suceda, si no que sucede por el hecho mismo de experimentarse. Entonces, es mucho más una ciencia que  un sistema de creencias.  Finalmente lo que hace es estar ahí, estar presente, si conectas empáticamente lo pasas bien, si no, lo pasas mal, pero el efecto sigue siendo el mismo.

Tú qué haces, ¿cantas mantra?

GDS: Canto mantras, y un poco lo que hago es utilizar sonoridades más occidentalizadas trayendo los escritos antiguos de la tradición sic, de manera que sean un poquito más digeribles.

¿Cómo llegaste a esto, porque tú eres chileno?

GDS: Sí, yo soy músico de profesión, entonces como que estaba entre dos mundos. Empecé a estudiar yoga, estaba haciendo mucha música, estaba estudiando música, y entonces en algún momento supe que estas dos vertientes tenían que juntarse. No hice mucho, simplemente era como bueno, están los mantras y hay que musicalizarlos. Era como hacer eso. Y lo curiosos es que, bueno, lo primero que compuse en relación a kundalini yoga fue el eterno sol, al cual le tenía mucha como resistencia, porque encontraba que era muy meloso. Que era como medio canuto. Y todo el rato salía melodía y armonía y salía eterno sol, entonces decía bueno, algo está pasando, o sea, me generaba resistencia, pero lo único que sale todo el tiempo que hago una composición es el eterno sol. Y buscaba la forma de que no fuera, y siempre fue. Y después de un retiro vipassana.

¿Un qué?

GDS: Un retiro vipassana, que es una técnica budista de meditación en silencio, entonces pasas 10 días en silencio, por lo menos, esa es la parte más básica. Diez días en silencio y después te enseñan una técnica de meditación que se llama metta, que quiere decir compartir desde el corazón y proyectarlo, compartir tus dones, lo que has recibido a propósito de una técnica con los demás. Y ahí me hizo mucho sentido de porqué cantamos al eterno sol después de la práctica.

Porque es bastante simple finalmente, ¿cierto?

GDS: Claro.

Como el don, tú ves a tu hija y agradeces el simple don de la vida.

GDS: Cierto.

Oye, ¿y tú cómo te haces llamar?

GDS: Gurú Darshan, así me puso mi maestro.

¿Guru por qué?

GDS: En realidad, mi nombre significa el león que está siempre en la presencia del gurú.

¿Y cómo ha sido esto de vestirse de una determinada forma?

GDS: También tiene que ver básicamente con entender que tiene una función. Por ejemplo, el turbante tiene que ver con, como hacemos kundalini yoga, mueves tu energía hacia arriba, hacia los chacras superiores y la quieres mantener ahí la mayor cantidad de tiempo posible. Entonces nos dejamos el pelo largo, nos hacemos un moño en el tope de la cabeza, séptimo chacra, y si pones un turbante la energía se queda de esa manera allá arriba.

A ti cómo te mira el mundo normal, común y corriente cuando andas en la calle en Santiago.

GDS: Me miran normal para mí, no sé si para el resto.

Pero el resto te mira, pregunta…

Sí, sí, me miran, siempre preguntan y echan tallas también, y sí, como que siempre se ve con mucho, con una asociación a algo espiritual, y eso está bueno.

Oye y dónde te podemos encontrar

GDS: Nosotros tenemos un centro de yoga en Santiago que se llama Agni Yoga que está en la calle La Niña, que queda en Sánchez Fontecilla con Colón, justo a la salida del metro Colón y ahí estamos haciendo yoga a mil y dos mil pesos, un poco para abrir el espacio del yoga a toda la gente.

Ya, pero a propósito de lo mismo van como a un lugar de elite en el sentido de la entrada muy cara, qué te parece este mercado de la espiritualidad.

GDS: Siento que cuando uno dice yoga para todos, se refiere a todos. A los que pueden y a los que no pueden. Porque si no igual estás segmentando. Nosotros tenemos un centro de yoga en Las Condes que cobra mil y dos mil pesos. ¿Por qué? Porque bueno, la gente que lo aprovecha, que tenga los medios, ya bien, Moahi gurú, es su experiencia, pero también saber que hay gente de ahí que no puede, y nos toca mucho como estar en una clase de yoga con la nana de la casa, con el ingeniero, con el estudiante, entonces es muy lindo ver eso, como que, de alguna manera, se establece como ese sistema igualitario para todos.

guru.jpg

¿El yoga es un estilo de vida que puede cambiar el mundo?, ¿es revolucionario en ese sentido, o es lento?

GDS: Es súper revolucionario y me gusta el kundalini yoga porque es rápido. De hecho, me acuerdo en una conferencia que le hicieron a Yogi Bhajan le preguntaron maestro qué opina de esto, ¿el kundalini yoga es peligroso o no? Y él dijo sí, es tremendamente peligroso, porque eleva la conciencia de las personas, despierta a las personas para que puedan ver lo que realmente está pasando. Entonces me hace mucho sentido el tema de que es muy revolucionario, porque es peligroso a la gente que conviene mucho que la gente como en un estado de conciencia como dormida.

Y tú desde tu posición que es privilegiada después de todo este camino que has seguido, ¿cómo ves el mundo en general, estamos bien, estamos con una vibración alta, o hay muchos agentes que nos están nublando la vista y nos mantienen ahí, dormidos?

En rigor, estamos súper mal. Como sociedad, como humanidad, si uno lo mira desde una perspectiva, obvio, estamos en una era compleja. Pero esta instancia, aunque sean como de elite, sumada a muchas otras, a uno le hacen recuperar la fe en términos de que se puede producir un cambio.

Muchas veces uno se pone a practicar yoga, cambia los círculos de amigos, empieza a vibrar de otra manera, y uno que, un poco como que se le olvida en el mundo en el que vivimos. Se relaciona mucho con gente que está más conectada, que está como vibrando distinto, y de repente te empiezas a dar cuenta que, te sales un poquito de ese espacio, y que la cosa está súper lenta.

Ahora, la gracia del yoga, desde mi perspectiva tiene que ver más con, cuando sales de tu clase de yoga, cómo te enfrentas al mundo. Y es una de las cosas que me gusta del kundalini, que tiene que ver con que es el yoga el sostenedor de hogar, es decir, te permite tener tu experiencia en este plano físico como un ser espiritual, y sentirte muy espiritual, sentirte muy conectado, pero pagar las cuentas, llevar a los niños al colegio, hacer lo que tienes que hacer en este plano, porque es una experiencia del alma en este plano, y no al revés, no es como una experiencia de este plano buscando la espiritualidad, entonces tiene un sentido muy claro, muy preciso para este tiempo, y entonces te ayuda a ver cómo tú puedes impactar en tu entorno, sin necesariamente tener que decirle a la gente oye, has yoga, has esta postura, como este medio como proselitismo yóguico, sino que simplemente decir, desde lo que tú has conseguido energéticamente a nivel espiritual, cómo ha contribuido a enfrentar e influir en la propia vida y en la de los demás.