4 gatos salvajes en peligro de extinción

Felinos que se encuentran en peligro de desaparecer en Chile debido al poco cuidado y el cero respeto por su hábitat.

No se asusten, no estamos hablando de nuestras mascotas adoradas, sino de las 4 especies de gatos salvajes que posee nuestro país y que se encuentran en peligro, siendo el “gato andino” el más crítico.

El año 2009 el Gobierno, mediante el Ministerio del Medio Ambiente (MMA), elaboraron un libro llamado “Especies Amenazadas de Chile: protejámoslas y evitemos su extinción” en donde se puede observar una recolección de todas las especies en peligro de extinción. Pero en esta oportunidad destacaremos a los felinos.

Los 4 felinos son: Gato Geoffroy, Gato Güiña, Gato colocolo y el Gato andino.

1. El gato de Geoffroy -también conocido como gato montés argentino- pesa de 3 a 5 kilos, y vive principalmente en las zonas cordilleranas del Sur de Chile. Su pelaje es gris amarillento, con pequeñas motas o manchas negras en el cuerpo. Su cola posee finos anillos negros, es moderadamente larga y representa alrededor de un tercio de su longitud.

En Chile la distribución es más bien marginal, ya que está presente en ambientes de estepa, matorral y bosque patagónico en Magallanes y Aysén. Además existe un registro en la Provincia de Malleco un poco al norte de Lonquimay (localidad el Troyo, sector Alto Biobío, Región de La Araucanía).

Vive en una amplia diversidad de ambientes, incluyendo bosque, matorral y estepa. En Chile se lo ha encontrado en ambientes de transición entre bosque y estepa patagónica, hasta los 1.000 msnm. No existen estimaciones poblacionales, pero es una especie rara o escasa en Chile, debido principalmente a lo reducido de su área de distribución, que en Magallanes está representada principalmente por el Parque Nacional Torres del Paine y sus alrededores.

Estos felinos en general han sufrido la cacería clandestina utilizando sus pieles en peletería principalmente y, el gato montes argentino ha sido una de las especies más cazadas, especialmente en Argentina, con registros de casi 340.000 pieles exportadas entre 1976 y 1979. Además de la caza, otra importante amenaza ha sido la destrucción de su hábitat y del de las especies de las cuales se alimenta.

gatogeoffroy660x550.jpg

 

2. El gato Güiña o gato güiña recibe su nombre debido a su comportamiento errante, pues en mapudungún la palabra “huiña” significa “cambio de morada”. Vive entre la zona central y el sur del país.

Este felino se caracteriza por ser pequeño, pesa entre 1,8 y 2,5 kilos, y su pelaje suele ser de color café o café amarillento con pequeñas manchas circulares, aunque se pueden encontrar algunos casi negros. Su cola es corta y algo gruesa con anillos un poco más oscuros que el resto de su cuerpo.

El principal problema para esta especie es la destrucción y fragmentación de su hábitat, debido a la pérdida de bosques y matorrales, además de la sustitución por agricultura y plantaciones exóticas, indica el reporte. Si bien es una especie protegida, ocasionalmente es cazada por su piel. Sin embargo, es común que sea asesinada por campesinos que la ven como una amenaza para las aves de corral. La presencia de perros también es otra causa. Ha sido catalogada como especie “Insuficientemente Conocida y Rara”, por lo mismo, pese a que existen sospechas consistentes de que está amenazada, no está catalogada como en Peligro o Vulnerable.

gatogc3bcic3b1a660x550.jpg

3. El Gato Colocolo también conocido como “gato de las pampas”, “gato de pajonal”, “gato montés”, “oskollo” (quechua)- vive a lo largo de la Cordillera de los Andes, entre Ecuador y el Estrecho de Magallanes, así como también en el Matto Grosso de Brasil, Uruguay, Paraguay y Patagonia chilena y argentina.

Esta especie pesa de 3 a 3,7 kilos y suele ser confundido con el gato andino, sin embargo, la diferencia con éste es que el colocolo tiene una cola más corta, delgada y menos anillos. Además, su nariz es clara mientras en el gato andino es negra.

Al igual que otros felinos, el gato colocolo ha sido fuertemente explotado por su piel, y hoy en día todavía se lo persigue en el campo, por considerarlo un riesgo para las aves de corral señala el reporte del Gobierno. Otras amenazas son la modificación de su ambiente natural y la presencia de perros. Aunque se sospecha que está amenazado, “no existe información suficiente para discernir si está En Peligro o es Vulnerable” por ser considerada una especie rara.

gatocolocolo660x550.jpg

4. El gato Andino, también llamado gato montés andino, gato jacobita, “chinchay” en quechua o “titi” en Aymara, es uno de los felinos menos conocidos a nivel mundial. Hoy en día esta especie ha sido científicamente denominada Leopardus jacobitus, reconociéndose su parentesco con otros gatos manchados de Sudamérica. El gato andino posee tamaño mediano (4 kg promedio) y aspecto robusto, con un pelaje en el que predomina el color gris ceniza con manchas irregulares café amarillentas en el cuello y a ambos lados de la espalda. En la cara posee unas líneas negras semicirculares que bajan desde los ojos hacia las mejillas, así como también coloración blanquecina alrededor de la boca, pero con la nariz negra. Las partes ventrales del cuerpo, especialmente cuello y pecho, son blanquecinos. En

las extremidades, que son de coloración general gris, poseen líneas transversales negras difusas. La cola es muy larga, se aprecia gruesa y de aspecto felpudo, que se caracteriza por poseer de seis a nueve anillos de tonalidades grises, separadas por una línea central café.

Los hábitos de esta especie son desconocidos, y de su alimentación no existe mucha información, pero en general se reconoce que se alimentaría principalmente de roedores y aves, mencionándose en repetidas ocasiones que esta especie habría dependido principalmente de las abundantes poblaciones de chinchillas  que hubo en el pasado.

En Chile es considerada una especie rara y escasa, debido a la extremada baja densidad en todo su rango de distribución. No existen estimaciones poblacionales de gato andino, sin embargo, sobre la base del área de distribución y sus densidades, se ha planteado que la población sería muy reducida.

Las amenazas se encuentran ligadas principalmente a la cacería y persecución debido a costumbres religiosas de los pueblos altoandinos, quienes utilizan pieles de gato andino y de gato colocolo para atraer la buena suerte para las cosechas y reproducción del ganado camélido. La cacería intensiva de chinchillas durante el siglo XIX e inicios del siglo XX, importante ítem alimenticio para el gato andino, generó disminución de sus poblaciones lo que determina un nuevo rango de distribución fragmentada, acorde a los parches de distribución de las chinchillas y vizcachas.

gatoandino660x550.jpg

Las especies en peligro son muchas, y en especial estos felinos, que son muy raros especímenes, lamentablemente las personas son las causantes de destruir sus hábitats y cada día llevarlos a la extinción al ocupar sus lugares y no dejarles espacio para sobrevivir.

Fuente: Las 4 especies de gatos amenazadas en Chile