La relevancia de los glaciares

En la actualidad la mayoría de los glaciares a nivel mundial están reduciendo considerablemente su volumen, ¿conocemos la importancia que tienen los glaciares en nuestro planeta?

Un Glaciar es, en palabras sencillas, nieve que precipita en invierno, sobrevive al verano y que en conjunto con más nieve que cae en los inviernos venideros, se compacta luego de muchísimos años hasta que se transforma en hielo.

Los glaciares cumplen 2 papeles muy importantes:

El primero como regulador climático, debido a que los glaciares reflejan entre el 45% y 85% de la luz del Sol que llega del espacio, enfriando el planeta. Este porcentaje varía según lo fresco de la nieve, mientras más fresca sea la nieve, más reflejará. Por el contrario, el agua refleja aproximadamente el 8% de la luz del Sol, este equilibrio, entre agua, hielo, desiertos y bosques provoca que en promedio la Tierra refleje el 36% de la luz del Sol, lo que permite que nuestro planeta tenga las temperaturas que tiene actualmente, cualquier cambio en este equilibrio, hará de nuestro planeta un lugar más frio o más cálido.

Los estudios recientes indican que nuestro planeta se calienta, lo que provoca deshielos más severos y al haber más agua en estado líquido hace que el planeta se caliente más, lo que está acelerando aun mas los deshielos.

Esto se debe, a la combinación entre el cambio climático y el calentamiento global, existe mucha discusión al respecto sobre el grado de incidencia que ha tenido el hombre en estos 2 factores.

El segundo papel importante es que los glaciares son la gran reserva de agua dulce del mundo. Si bien, el 75% de la superficie del planeta está compuesta de agua, el 97.5% de esa agua es salada y dentro del 2.5% restante, un 70% es hielo y el resto es agua líquida. Entonces, para que quede más claro, de toda la superficie del planeta, el 1.8% es hielo y el 0.75% es agua dulce líquida.

La mayoría de los glaciares se encuentra en los casquetes polares, es decir, Ártico, Antártico y Groenlandia; el resto se encuentra en las montañas, las cuales cumplen un papel muy importante ya que sus deshielos alimentan los ríos que después abastecen de agua potable. Esta agua dulce del deshielo se mezcla con el agua salada del mar generando corrientes marinas que también regulan el clima del planeta, este perfecto equilibrio de mezcla de agua salada y dulce provoca la circulación termohalina.

circulaciontermohalina660x550.jpg

Cualquier cambio en cualquier de estos factores, que están en este frágil pero perfecto equilibrio, generaría cambios que afectarían de manera directa nuestro diario vivir.

Nos podemos poner a discutir sobre que tan influyentes hemos sido como humanos en estos cambios, pero en mi opinión es una discusión estéril, porque independiente del nivel de influencia, definitivamente sí influimos y la solución no parte por apuntarse con el dedo y buscar culpables.

La solución parte por uno mismo, parte por dar el ejemplo, preocuparse de crear pequeños cambios que ayudaran a hacer cambios más globales y así que el ser humano entienda de una vez por todas, que no es un ser superior que esta por sobre la naturaleza, somos parte de ella, coexistimos y cada acción de nuestras vidas influye en la del resto.