10 consejos para disminuir el consumo de energía

Ser eficiente es una de las claves para optimizar nuestros recursos estratégicos como el agua, sin contaminar ni devastar el medio ambiente. Toma nota.

En 40 años el 70% de la población mundial vivirá en ciudades, multiplicando el consumo energético dado a un sistema económico que privilegia la concentración en los grandes centros de producción en desmedro de la vida sencilla de provincia. Los efectos que esto tiene  en el calentamiento global son en extremo preocupantes. Según la ONU, estamos adportas de un colapso planetario abrupto e irreversible.

Se estima que de aquí a 2050 las emisiones de Carbono deben disminuir a la mitad, cuestión difícil de alcanzar bajo los parámetros de producción que apremian el sistema eléctrico por la demanda que duplicará la actual, a cualquier costo. Por ejemplo, permitiendo la extracción de carbón y la instalación de termoeléctricas en zonas habitadas o de valor natural. 

Como una forma de fomentar prácticas sostenibles durante todo el año, nuestros amigos de Schneider Electric entrega una serie de consejos para disminuir el consumo de energía con diversas prácticas que conducen a la eficiencia energética.

  1. El único Watt bueno es el Negawatt: En el ámbito eléctrico, se estima que por cada Watt que se utiliza son necesarios tres más para poder generarlo. Esta triplicación del consumo genera una oportunidad para ahorrar, disminuyendo la utilización de Watts y por ende las emisiones de CO2.
  2. Ahorrar en todo momento: Con la tecnología disponible actualmente es posible ahorrar un 30% del consumo, reduciendo de manera significativa las emisiones de gases de efecto invernadero.
  3.  Aprovechar la luz natural: Una buena medida en Chile ha sido adelantar el horario de verano para sacar el máximo provecho a la luz solar. En ambientes interiores, un buen complemento es mantener persianas abiertas y utilizar colores claros en las paredes.
  4. Cambiar productos convencionales por otros ahorradores: Con el cambio a equipos eficientes puede reducirse el uso de energía entre un 50% y un 75%.
  5. Gestionar de forma independiente: La calefacción, la ventilación, el aire acondicionado y la apertura de persianas son más eficientes cuando son gestionadas zona por zona, considerando su ocupación real y el nivel de iluminación, restando energía a sectores que requieren un consumo menor.
  6. Eliminar el consumo de “energía vampiro”: Esto se logra desconectando los electrodomésticos y dispositivos del enchufe. Aún apagados pueden gastar en promedio hasta de 1.6 kilovatios diarios y al final eso puede representar entre 5% y 10% del consumo de energía.
  7. Reducir el uso de la ducha y calentador eléctrico: En promedio, un hogar invierte entre 25% y 30% de su presupuesto de energía en ducha o calentador eléctrico, para reducir el tiempo durante el baño, es importante evitar los horarios Peak.
  8. Mejorar la fiabilidad y seguridad del suministro eléctrico: En el caso de los departamentos, esto es posible de lograr corrigiendo el factor de potencia y reduciendo los armónicos.
  9. Utilizar variadores de velocidad en equipos HVAC: La colocación de estos elementos de climatización puede reducir el consumo en un 50%.
  10. Optimización TI: En el caso de las empresas, se puede optimizar el uso de energía en sus centros de datos implementando sistemas de monitoreo de energía, sistemas de enfriamiento escalables y configuración por hileras.

Pero lo más importante es exigirle a las autoridades de los países, una POLÍTICA ENERGÉTICA CLARA, que tenga al sector con una planificación y diseño estratégico, pues ninguno de estos esfuerzos individuales serán un aporte si se continúa concentrando el mercado eléctrico y apostando por matrices energéticas sucias. Te dejamos las propuestas de los principales candidatos a la presidencia en materia energética en Chile.