Vivir sin automóvil, un hábito que se cultiva

Este 22 de septiembre, el Día Internacional Sin Automóvil unió a varias ciudades con el fin de impulsar las alternativas de movilidad. Un buen momento para reflexionar sobre las acciones para cambiar nuestros hábitos de transporte.

Ayer, como todos los días 22 de septiembre, se celebró el Día Internacional sin Automóvil. Y, confieso con toda la pena que me embarga: yo ni enterada. Ahora me entero por los titulares sobre las acciones que se realizaron en ciudad de México y Guadalajara; actividades que nos llevan a la reflexión.

¿Realmente necesitamos el automóvil? En las últimas semanas ciudad de México nos ha dado un ejemplo de movilidad alternativa. Con las protestas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), los habitantes de la ciudad de México se vieron en la necesidad de buscar alternativas. La bicicleta se ha convertido en una excelente opción, con el programa EcoBici.

Con el paso del tiempo los ciudadanos han adoptado el transporte público como su principal medio de transporte. Ante el tráfico que se experimenta en ciudad de México, la mejor alternativa para distancias largas es el Metro; especialmente si te diriges al Centro Histórico capitalino. De hora y fracción en el embotellamiento, unos 20 minutos en Metro suena ideal.

Este Día sin Auto en la ciudad de México unió a cientos de personas, entre paseos ciclistas y la toma de parquímetros. Los primeros promoviendo el pedal para distancias medias, los seguidos pidiendo más y mejores espacios para desplazamiento peatonal; porque al final todos somos peatones.

En otras ciudades, estas actividades fueron ignoradas por la mayoría. Un ejemplo muy claro es Guadalajara, que se unió a la celebración con una gran rodada convocada por la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (SEMADET) y de la Movilidad (SEMOV). Sólo llegaron 60 personas, cuando se esperaban unas 400. ¿Falta de motivación?

zonarosa660x550.jpg

Thelmadatter (Wikimedia) / (cc) dominio público

Ciudad de México lleva un largo recorrido en el tema. Las alternativas de movilidad se vuelven indispensables, en espacial cuando se sufre tan frecuentemente de obstáculos —como paros y protestas—. Una vez que la ciudadanía experimenta los beneficios de las alternativas, las adapta a la vida cotidiana. Son hábitos que poco a poco se han fortalecido.

Aunque los legisladores siguen gozando de sus automóviles, saben de la importancia de impulsar el uso de la bicicleta y dar seguridad al peatón. Así nace la propuesta de crear el primer barrio peatonal del Distrito Federal. El proyecto trae una inversión de MXN 14 millones de pesos que será dedicado únicamente a transporte público e infraestructura peatonal.

Parece que ciudad de México está lista para que esto sea posible, para que veamos el primer barrio libre de automóviles. Mientras que el resto del país se sigue aferrando al volante.

Pienso en ciudades como Villahermosa, Tabasco, que tiene un verdadero caos vial en calles tan estrechas que no dan abasto ante la cantidad de vehículos. La gente se desespera, sube a los bulevares y, bueno, los accidentes son el pan nuestro de cada día. Pero, ¿cómo le haces en una ciudad que enfrenta hasta 43ºC, donde viajas cómodamente en coche con tu aire acondicionado?

¿Podemos vivir sin automóvil? Sí se puede. Es una necesidad creada por la modernidad; por nuestra cantidad de actividades diarias, por las grandes distancias y los tiempos. Con buenos hábitos, siendo más presentes y conscientes de lo que ocurre a nuestro alrededor, podríamos dar el paso y dejar el automóvil. En mi caso, se que podría si me ajusto esa fórmula de distancia y tiempo de recorrido. En tu caso, ¿podrías vivir sin automóvil?

Link: El Universal

Fotolaap mx (Flickr) / (cc) by-nc | Thelmadatter (Wikimedia) / (cc) dominio público