Aprueban concesiones en el servicio de agua potable en Puebla

Las empresas que inviertan en SOAPAP podrán determinar las tarifas sin consultar al Congreso. Los saldos vencidos serán considerados como créditos fiscales; se podrá embargar a los morosos.

El agua potable es un derecho de todos los mexicanos, ese mismo que enfrenta falta de infraestructura y desabasto en algunas localidades. Ante las deficiencias en el servicio —entre otros factores relevantes— algunas entidades de la República Mexicana han optado por concesionar el servicio, un paso a la privatización. Ahora se suma el estado de Puebla, con la aprobación de la Reforma a la Ley Estatal del Agua.

Con esta nueva ley los Sistemas Operadores de Agua Potable y Alcantarillado (SOAPAP) podrán otorgar concesiones del servicio a empresas privadas. Estas empresas tendrán la capacidad de fijar tarifas sin previa consulta o autorización del Congreso. En el caso de los saldos vencidos, serán considerados como créditos fiscales, figura con al cual podrá embargar a los morosos.

La Reforma a la Ley del Agua fue aprobada por una mayoría de votos en el Congreso local, entre voces que expusieron varios puntos — positivos y negativos — entorno a la idea de las concesiones o la privatización del agua.

Por una parte, las concesiones abren la posibilidad de una inversión a SOAPAP, que actualmente cuenta con una enorme deuda de 2 mil 925 millones de pesos. Con una inyección de recursos, el organismo podría mejorar en sus servicios para el municipio de Puebla y, además, extenderse a municipios conurbados: Cuautlancingo, Amozoc de Mota, Juan C. Bonilla, San Manuel Xoxtla, Santa Clara Ocoyucan, Coronango, Tlaltenango, San Pedro y San Andrés Cholula.

En el otro lado de la moneda, las concesiones permiten a las empresas establecer un nuevo orden en las tarifas y un sistema de embargo por morosidad. Este punto hace pensar en la privatización del agua, idea que va en contra a los derechos constitucionales y a la ciudadanía. En México se ha dado casos, como en Aguascalientes, que ante la concesión el servicio del agua elevó sus costos en un 700%; en Querétaro, la alza fue de 40%.

SOAPAP necesita con urgencia una inyección de recursos para proporcionar el servicio adecuado para la población. El agua es un tema clave en Puebla, donde existen zonas con desabasto de agua y una calidad deficiente en los servicios de alcantarillado. Sin embargo, se arriesga mucho al permitir esa libertad en tarifas, que al final podría afectar a miles de familias, quienes perderían su derecho universal al agua.

Un problema que el gobierno se está quitando de las manos, para pasarlo a particulares que, esperemos, al menos brinden el servicio de calidad que tanto se espera.

Link: Proceso

Foto: Krishna Santhanam (Flickr) / (cc) by-nd