Querétaro apuesta a la producción de biodiesel con aceite de jatrofa

La Universidad Autónoma de Querétaro busca una autosustentabilidad energética; para ello apuesta a los biocombustibles a partir de esta planta que ha dado resultados en líneas aéreas.

Mientras que el Gobierno Federal insiste en apoyar a los combustibles fósiles, sumamos otro proyecto a la lista de alternativas limpias que se desarrollan a lo largo y ancho de nuestro país. Biocombustibles con los cuales podemos alcanzar una autosustentabilidad energética; ¡claro! con una correcta planificación y estudios de impacto ambiental que justifique el desarrollo de estas alternativas.

La nueva apuesta viene de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), institución académica que busca generar biodiesel a partir del aceite de jatrofa. Actualmente cuentan con una plantación de 6 mil 800 metros cuadrados, distribuidos en tres parcelas experimentales. Durante este mes se realizará la primera cosecha, misma que se someterá a los estudios correspondientes para determinar si el proceso de producción es viable.

El resultado de los análisis darían luz verde a la extensión del proyecto. Se buscaría sembrar un total de 25 hectáreas de jatrofa, distribuidas en 3 lugares distintos: diez hectáreas en Tolimán; diez en Landa de Matamoros; y cinco más en otros municipios de la Sierra Gorda. El proyecto también considera un análisis a la higuerrilla, planta de la cuál se podría generar aceite para motor; de dar positivo, también se incluiría en estos terrenos.

UAQ apuesta por un plan de autosustentabilidad energética. Actualmente genera biodiesel a base de aceite comestible, recolectado de las cafeterías de distintas facultades. Este biocumbustible alimenta a su flotilla de autobuses. El siguiente paso es utilizar una alternativa mucho más limpia, que genere mucho menos contaminantes. Por sus características, la jatrofa fue la primera opción a considerar.

La producción de biodiesel de jatrofa tiene sus pros y sus contras. Se trata de una energía limpia, que emite mucho menos contaminantes que los combustibles fósiles. De una hectárea de jatrofa, se obtienen 180 a 200 litros de biodiesel en el primer año; hasta el quinto año la producción se eleva a 2 mil 400 litros de biodiesel. Si lo comparamos con las algas, estás últimas son más amables en cuanto a producción e impacto ambiental.

Otro aspecto importante de la producción de biodiesel a partir de jatrofa son los monocultivos. En el caso de UAQ, habría que considerar este punto. Por lo pronto se nota una distribución amigable que, a su vez, permitirá la entrada de otra planta — en el caso de la higuerilla —.

Por lo pronto dar gusto ver que surgen cada vez más proyectos en competencia. Ahora lo importe es que tomen fuerza suficiente para despegar de su etapa piloto y llegar a ser una verdadera alternativa para los mexicanos en general. Se calcula que mientras el precio del diesel podría llegar entre 18 y 20 pesos; en cambio el biocombustible, más limpio y amigable con el ambiente, podría rondar unos 12 a 15 pesos el litro. Estos son los proyectos que se deben apoyar, eh, gobernantes. Bien por la UAQ.

 

Link: El Financiero
Foto: Ton Rulkens (Flickr) / (cc) by-sa