La Tierra y su balance con el Sol

Con excepción de ciertos eventos naturales, la Tierra parece ser un lugar bastante estable. Sin embargo, creer esa afirmación es un error tremendo.

El planeta es bombardeado constantemente por remanentes cósmicos que de una u otra manera lo afectan.

De la misma forma en que se puede obtener energía a partir de masa (E=mc^2), también se puede crear masa de la nada mediante la producción de energía (m=E/c^2). Si se vierte suficiente energía en la Tierra en forma de rayos de sol, presumiblemente el planeta debería ganar masa. Bueno, eso no es correcto. Para entender porqué, se necesita identificar a dónde va toda la energía que recibe el planeta desde el espacio.

Como se sabe, el Sol es una bola de gas incandescente; un gigantesco horno nuclear. No hay duda que nuestra estrella pierde masa a través del tiempo. Irradia energía a una velocidad de alrededor de 4×10^26 W. Para producir esa cantidad de energía, enormes cantidades de hidrógeno se funden en cantidades levemente menores de helio, con un déficit de unos 4.000 millones de kilogramos cada segundo; cerca de 370 mil millones de toneladas al día.

La Tierra no recibe mucho de eso. Al ser un objetivo tan pequeño, se necesitaría cubrir al planeta con paneles solares perfectos para ganar unos dos kilogramos por segundo, o cerca de 60 mil toneladas al año. Además, en su mayor parte, al planeta entra tanta energía como la que sale.

En el momento en que este balance deja de estar en equilibrio, se obtiene el conocido  calentamiento global. Si bien esto es un desastre para la vida, tiene poco efecto en la masa de la Tierra. El aumento de un grado Celsius a lo largo de toda la atmósfera terrestre sólo añade unas 60 toneladas al peso del planeta.

Algo más grave de que preocuparse es el Viento Solar. Uno de los peligros de ser un astronauta es que el Sol (y el espacio) lanza protones y electrones a una velocidad de varios cientos de kilómetros por segundo. Si el planeta no tuviera un imán gigante en su centro, alrededor de 20 mil toneladas al año de partículas cargadas de alta energía atravesarían la atmósfera, descomponiendo la mayor parte de la tecnología en la Tierra. Afortunadamente, tenemos un centro magnético que desvía el viento solar y produce las hermosas auroras boreales.

Links:

Fuente: Is the Earth getting heavier? (io9.com)