Fósil revela la evolución de los caparazones de tortuga

Un fósil de 260 millones de años entrega sorprendentes datos sobre la evolución adaptativa de los quelonios.

El caparazón de estos reptiles es una estructura notable. Como embriones, los huesos de las tortugas comienzan a fusionarse, con las costillas, huesos del hombro y vértebras formando parte de la dura carcaza exterior. Esta adaptación evolutiva puede entenderse mejor hoy gracias al hallazgo de un fósil de Eunotosaurus del Período Pérmico.

Tyler Lyson, investigador de la Universidad de Yale y el Smithsonian, ha trabajado en el estudio de este este reptil fósil, pariente cercano de las actuales tortugas. Con 260 años de antigüedad, el Eunotosaurus ha permitido una mirada más clara sobre la etapa transicional en que el caparazón no estaba completamente desarrollado.

Hasta ahora, la mayoría de los fósiles de tortuga habían mostrado caparazones completas, por lo que no era posible deducir mucho sobre cómo había realmente evolucionado la carcasa.

Lyson explica que: “El caparazón de tortuga es una estructura compleja cuya transformación inicial comenzó hace más de 260 millones de años, en el Período Pérmico. Al igual que otras estructuras complejas, el caparazón evolucionó durante millones de años y gradualmente cambió hasta su forma actual. La razón, creo, de que otros animales no formen esta estructura mediante la ampliación y finalmente la unión de sus costillas, es que las costillas de los mamíferos y lagartos se utilizan para ventilar los pulmones. Si se incorporan las costillas a una cubierta protectora, habría que encontrar nuevas formas de respirar. Está claro que un nuevo mecanismo para respirar se desarrolló a la par que el caparazón”.

El experto agrega que “una de las consecuencias directas de la formación de una capa protectora gracias a la ampliación y fusión de las costillas es que las tortugas no pueden usar sus costillas para respirar. En su lugar, las tortugas han desarrollado un cabestrillo abdominal único que envuelve sus pulmones y órganos para ayudarlos a respirar”.

piis0960982213005666.fx1.lrg.jpg

Paper: Evolutionary Origin of the Turtle Shell (Current Biology)

Links:

Fuente: 260-million-year-old fossil reveals the evolution of turtle shells (io9.com)