Vecinas de Llay llay pelean contra una fundición de metales

Reclaman el impacto que esta empresa causará en sus vidas y el medio ambiente.

En Llay llay, en Chile, se movilizaron para detener la futura construcción de una planta purificadora y procesadora de metales suiza a escasos metros de donde estudian sus hijos y se desarrolla la vida local.

El proyecto fue aprobado por la autoridad ambiental de Valparaíso el 23 de abril de 2013, a pesar de que la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) estaba lleno de imprecisiones, omisiones e ilegalidades según denunciaron los vecinos luego de revisarlo, y que ahora buscan demostrar con el recurso de protección acogido a trámite por la Corte de apelaciones de Valparaíso.

La acción legal está dirigida contra el Servicio de Evaluación de la Región de Valparaíso, por la mala evaluación mediante DIA de este proyecto que claramente tendrá altas emisiones contaminantes, un gran impacto que producirá en la vida local y hará uso de sustancias tóxicas. Por todo lo anterior, el proyecto debió haber sido ingresado al sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) y como Estudio de Impacto Ambiental (EIA).

Por otro lado, al igual que en el caso de termoeléctrica Castilla, la autoridad de Salud calificó a la industria sólo como molesta, pese a que el proyecto supone llegar a procesar 1500 toneladas de metales, para extraerle las impurezas químicas que quedarán en las aguas, el aire y el suelo del territorio.

Las vecinas que recurrieron, con el apoyo del abogado Alvaro Toro, del Observatorio de Conflictos Ambientales OLCA, entienden que ahora la tarea es informar a sus vecinos y vecinas, explicar las irregularidades del proyecto y acompañar la acción judicial con la movilización comunitaria y la visibilización mediática.