Casi 300 especies de reptiles están en peligro de extinción

El cambio climático y la tala indiscriminada están provocando que el 19% de los reptiles estén por desaparecer del planeta.

Un estudio realizado por más de 200 expertos de la Sociedad Zoológica de Londres ha arrojado una triste noticia: alrededor de un 19% de reptiles del mundo se encuentran en peligro de extinción.  Se evaluó el riesgo de 1.500 especies de reptil de todo el mundo.

De aquel 19%, un 12% está en peligro crítico, un 41% en peligro y un 47% como vulnerable. Más terrible aún es que ya son tres especies en peligro crítico que podrían haberse extinguido irremediablemente. Una de ellas es la lagartija de cola celeste llamada Ameiva vittata, que sólo se había encontrado en una región de Bolivia. Las dos últimas búsquedas de esta lagartija no han tenido éxito.

Una de las principales razones de la extinción de los reptiles, sobre todo los que viven en zonas tropicales, es la transformación y destrucción de su hábitat, gracias a la tala indiscriminada de árboles para la exportación o por usar los suelos para la agricultura. De hecho, en Haití, 6 de las 9 especies de lagarto Anolis que se han estudiado tienen un alto riesgo de extinción a causa de la deforestación que afecta al país.

Generalmente, los reptiles viven en condiciones ambientales difíciles, pero muchas especies viven solamente en un tipo de clima y les es prácticamente imposible adaptarse a otro, por lo que se ven muy afectadas con los cambios ambientales en sus propios hábitat.

Las tortugas de agua dulce están muy alto riesgo, lo que significa una enorme amenaza a la biodiversidad de agua dulce en todo el mundo. El estudio dice que cerca del 30% de los reptiles de agua dulce se encuentran en peligro de extinción, pero que en el caso de las tortugas, el riesgo sube al 50%. Otra razón perjudicial para ellas es su comercialización ilegal.

La extinción de cualquier animal en general, es un fuerte golpe a la biodiversidad del planeta, y más de los reptiles, que han estado desde hace unos 300 millones de años, y desempeñan funciones vitales para el ecosistema del planeta.

Links: