¡Señor conductor! Yo también necesito que respete las normas de tránsito

Atentamente, los peatones del mundo

En los últimos 6 años, me he vuelto caminadora, caminatriz extrema. Será porque mi Universidad tenía un campus enorme y casi todo lo que se necesitaba para vivir estaba a 2 kilómetros a la redonda, será porque no tenía carro ni bici que me dio por caminar muchísimo y todo el tiempo. Incluso tengo las distancias medidas, cualquier distancia que un automóvil pueda recorrer a velocidad moderada en 5 minutos, sé que yo lo recorro en 20 caminando y en 15 si me dispongo a caminar rápido. Eso sí, en la calle casi nunca corro.

Se han hecho estudios sobre los beneficios de caminar o usar bicicleta como medio de transporte, entre ellos, están los siguientes:

  • No produce contaminación, es una alternativa siempre verde.
  • Ahorra dinero. Aunque sean los 5 pesos del transporte público o el dinero de la gasolina, si eliges caminar también ayudas a tu bolsillo.
  • En momentos de fuertes concentraciones de tráfico puede ser más rápido que viajar en auto.
  • Respiras menos contaminación que los que pasan por ahí conduciendo.
  • Te ayuda a mejorar tu condición física. ¿Que tal que pudieras hacer tu ejercicio diario y a la vez transportarte al trabajo? En definitiva que este multitasking es posible.
  • Si caminas diario, tendrás menos días de enfermarte cada año.
  • Menos autos en las calles significan vías mucho más seguras para los ciclistas y los peatones.
Sin embargo, muchos automovilistas no están conscientes que, de hecho, al caminar ayudamos a que tengan menos tráfico y que las calles son tan de nosotros como de ellos. Dejando de lado el hecho de que no existe esa cultura vial en México, voy a hablarles de unas cuantas experiencias desagradables que he encontrado como peatón cuando los automóviles no respetan el reglamento de tránsito.
  • Es difícil e impredecible cruzar la calle: Tantas veces me ha pasado en las esquinas, quiero cruzar, pero el semáforo peatonal y el de los vehículos que dan la vuelta están sincronizados. A veces ni siquiera existe el semáforo peatonal, pero los carros que planean dar la vuelta esperan al igual que nosotros que el tráfico en la calle donde pretenden dar vuelta pare. Y uno como peatón se encuentra ahí esperando y ¡Oh sorpresa! Hay que andar adivinando si los carros van a dar la vuelta o no porque no se les ocurre usar su direccional como lo especifica el reglamento. Es un mensaje que no sólo le sirve al carro que se encuentra detrás, también nos sirve a los que nos encontramos alrededor.
  • Pasarse el alto: Esta es una historia real, al novio de una amiga lo atropelló hace un poco más de un mes un automóvil que iba despacio, pero no respetó el alto, golpeándolo y tirándolo al piso. En realidad al chico no le pasó mucho, estuvo adolorido alrededor de una semana y su mano se vio un tanto afectada para tocar guitarra. Señores conductores, el alto no es sólo para los coches que vienen, es también para todos los que transitamos las calles. La próxima vez que pienses en pasarte un alto porque “no viene carro”, te suplico de la manera más atenta que te fijes que tampoco venga un ciclista, un peatón, un perro o un hurón por la calle.
  • Como en las relaciones, es imposible leer la mente: en las grandes avenidas me ha pasado que cruzo cuando está el alto para los automóviles (y no hay semáforo peatonal), y justo cuando voy a medio camino, se pone el siga. Si no hay un semáforo peatonal, ¿yo cómo voy a saber que ya casi se me agota el tiempo? Por lo que les voy a suplicar que me den la oportunidad de llegar al otro lado de la calle sin apresurarme, tocarme el cláxon, gritarme groserías o hacerme señas obscenas, gracias. En realidad esta es una situación bien común en las calles de la ciudad de México.
No se sorprenda usted si los peatones de su ciudad están furiosos. Yo la verdad tengo mucha furia peatonal y no me he contenido con las al menos 3 señoras (SÍ, todas fueron señoras), que estuvieron a punto de atropellarme, lo siento, ¿te vas a enojar porque estoy en tu calle? Trata de vivir con eso todos los días porque quieres un mundo limpio y no te interesa tener un automóvil y prefieres tus pies o tu bicicleta. Las calles son de todos y los coches son un “símbolo de status” que ultimadamente me valen cacahuate.
¿Creen que este problema se solucionaría si le tomamos foto/video a todos aquellos que no respeten las normas de tránsito?