Simulador de órganos evitará investigación con animales en 5 años

Lung-on-a-Chip, es un proyecto que ha logrado simular a la perfección el funcionamiento de distintos órganos humanos, para evitar la explotación de los animales confinados a un laboratorio por la industria farmacéutica.

Recientemente compartimos con ustedes la descabelladísima obra-proyecto del artista inglés shuperguapo-shuperloco donde exponía la idea de que animales fueses utilizados como dispositivos médicos. Era así como un perro galgo o Perro Respiratorio y una oveja presentada como Oveja Diálisis proveían órganos de remplazo.

Pero claro, todos nosotros menos shuperlocos (pero si shuperguapos) pensamos que si hubiese toda esa tecnología para lograr tan insulso y cruel plan, perfectamente podrían haberse creado órganos artificiales que no necesiten de intermediarios.

Y en efecto. Los científicos de  la Universidad de Harvard ya crearon Lung-on-a-Chip, un proyecto que ha logrado simular a la perfección el funcionamiento del pulmón, corazón, hígado, riñón, intestino, páncreas, piel y médula ósea para evitar la explotación de los animales confinados a un laboratorio por la industria farmacéutica.

La tecnología por fin pretende liberar a blancas ratas, a monos y perros beagles de la mano del genial Donald Ingber, fundador del Instituto Wyss de Harvard  que ya fue galardonado por su tremendo aporte no solo a la ciencia sino a darle humanidad a esta disciplina que domina generalmente con su clásico despotismo ilustrado.

El doctor plantea que “Lung-on-a-Chip y otros chips de órganos que tenemos en desarrollo representan una primera oleada de nuevos enfoques alternativos a la experimentación con animales. Creemos y esperamos que se modifique la forma en la que se trabaja para desarrollar nuevos fármacos en el futuro” y agrega “Mi esperanza es que podamos sustituir el actual modelo, aunque probablemente siempre se necesitarán animales para ciertos niveles de interacción de órganos o comportamientos que no pueden imitar los chips. Pero en los próximos cinco años podríamos ver una reducción significativa.”

Que tenga el nombre del conocido pato de Disney, puede ser una feliz coincidencia que ha llevado al notable científico a ser el libertador del sufrimiento animal a causa de la búsqueda de salud y bienestar humano.

Para entender cómo funcionan estos dispositivos basados en un diseño de canales y membranas alineadas con las células humanas que por medio del fluido o el aire que pasa a través de ellos, se puede manipular la respuesta de estas imitaciones celulares, te dejamos este video:

[vimeo]http://vimeo.com/22999280#embed[/vimeo]