La acidificación de los mares y sus efectos sobre la vida marina

Investigadores del mundo se centran en la constante acidificación de los mares, que trae consigo grandes cambios y por sobre todo pone en riesgo la biodiversidad marina.

Dentro de la comunidad científica, se han estado realizando investigaciones sobre el cambio que está ocurriendo en el nivel de acidez de los mares. Ya desde la revolución industrial que el pH del océano ha disminuido en 0,1 unidades, lo que significa que nivel de acidez del agua ha aumentando un 30% y según predicciones, el pH del océano seguirá disminuyendo.

Investigaciones como la publicada en The Journal of Experiment Biology, dan cuenta de estos cambios en donde un grupo de científicos de la Universidad de California en Davis (EEUU), llevaron a cabo estudios con las larvas de la especie de mejillón (Mytilus californianus) para demostrar los efectos en la baja del pH. Estas larvas fueron fertilizadas y puestas en agua que contenía una mezcla de dióxido de carbono en un rango que va desde el nivel actual de 380 ppm de CO2 hasta un nivel de uso intensivo de CO2 de 970 ppm. Las larvas se desarrollaron durante un período de 8 días, tras lo cual el equipo analizó la fuerza, el tamaño y el espesor de las conchas de larvas, descubriendo que la acidez del agua del mar debilitó la resistencia de las conchas, afectando también el crecimiento de éstas.

Este estudio observó que las larvas después de 5 días, criadas con niveles de 970 ppm de CO2, fueron un 20% más débiles que las criadas con el nivel actual de CO2. También se midieron después de los 8 días a una concentración de 970 ppm CO2, observando que las conchas eran un 15% más finas y un 5% más pequeñas y con una masa corporal un 33% menor que aquellas cultivadas bajo los niveles actuales de CO2.

Otra investigación publicada en Nature Climate Change, estudió los niveles de saturación de aragonita (una forma de carbonato de calcio), que se utiliza normalmente para medir la acidificación del océano, que en reglas generales indica a mayor acidez del mar, menor la cantidad de aragonita. Los resultados indicaron que los niveles de saturación de aragonita en algunas regiones de coral ya han caído unas cinco veces por debajo del rango que se observaba en la época pre-industrial, lo que se puede traducir en una reducción de un 15% en los niveles de calcificación total de los corales y otros organismos que forman las conchas de aragonita.

Primera evidencia de la acidez de los mares sobre la vida marina

La primera evidencia de esta realidad, se publicó en el Journal Nature Geoscience, donde se descubrió que la concha de los caracoles de mar (pteropodos) se ha debilitado producto de la disminución del pH de sus aguas.

Durante un viaje científico realizado en año 2008, un grupo de investigadores del British Antartic Survey (BAS) y The University of East Anglia (EUA) en colaboración con investigadores de US Wood Hole Oceanographic Institution y del National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA), descubrieron que la concha de estos pteropodos se estaba disolviendo debido a la acidez de las aguas en los mares del sur, concluyendo que si bien esto no provocaba la muerte de los caracoles de mar, si aumentaba su vulnerabilidad de manera importante. Ante estas condiciones adversas, los investigadores destacan los alcances negativos ya que los caracoles de mar son claves en la cadena alimenticia para muchas especies de peces y aves siendo un importante indicador del equilibrio del ecosistema marino de esas zonas.

Estas investigaciones hechas tanto en laboratorio como en terreno, están confirmando lo que ya se sospechaba: una mayor concentración de CO2 en las aguas están acidificando los mares, afectando negativamente los ecosistemas marinos.

Referencia bibliográfica:

Gaylord, B., Hill, T. M., Sanford, E., Lenz, E. A., Jacobs, L. A., Sato, K. N., Russell, A. D. and Hettinger, A. (2011). “Functional impacts of ocean acidification in an ecologically critical foundation species” J. Exp. Biol. 214, 2586-2594

Fuente: First evidence of ocean acidification affecting live marine creatures in the Southern Ocean (ScienceCodex)