La mayor parte del cerdo que se consume en Estados Unidos está contaminado

La revista analizó 148 muestras de chuletas y 50 muestras de carne molida de cerdo para determinar si estaba contaminada, con productos seleccionados de tiendas en seis ciudades de Estados Unidos.

Un análisis de Consumer Reports señala que muchas de las muestras tomadas de supermercados y tiendas a lo ancho de Estados Unidos contienen sorprendentes niveles de una bacteria que causa intoxicación alimentaria. Para agravar el problema, muchas de las muestras de la bacteria Yersinia enterocolitica probaron ser resistentes a los antibióticos.

La revista analizó 148 muestras de chuletas y 50 muestras de carne molida de cerdo para determinar contaminación, con productos seleccionados de tiendas en seis ciudades de Estados Unidos, aunque no se nombraron los lugares donde se adquirieron.

En el 69% de las muestras se encontró Yersinia enterocolitica. Salmonela, Staphylococos aureus y Listeria monocytogenes aparecieron en un 3 a 7% de las muestras. Un 11% de la carne de cerdo examinada tenía enterococos, los cual sugiere contaminación por fecas y posibles infecciones del tracto urinario.

Aunque la salmonela y E. coli se suelen robar la atención, la Y. enterocolitica enferma alrededor de 100 mil estadounidenses al año, en su mayoría niños.

Según el Centers for Disease Control and Prevention (CDC), los síntomas comunes en niños infectados con Y. enterocolitica son “fiebre, dolor abdominal y diarrea. Los síntomas se desarrollan entre 4 a 7 días después de la exposición y pueden durar entre una a tres semanas o más. En niños pequeños y adultos, los síntomas predominantes pueden ser dolor abdominal y fiebre, los cuales se confunden con apendicitis. En una pequeña proporción de los casos pueden ocurrir complicaciones como sarpullido, dolores en las articulaciones o la llegada de la bacteria al torrente sanguíneo”.

La revista da cuenta de la preocupación que supone que la mayoría de las muestras fueran resistentes a al menos uno de los antibióticos de prescripción medica que se usan para las pruebas de laboratorio. Muchos animales de granjas de cría se alimentan regularmente con antibióticos para mantenerlos “sanos”, práctica ampliamente cuestionada debido a la posibilidad de que las cepas de bacterias resistentes dominen y, según señala el informe, “algunas de las bacterias que encontramos en 198 muestras resultaron ser resistentes a los antibióticos comúnmente usados para tratar a las personas. El uso frecuente de dosis bajas de antibióticos en la cría de cerdos puede acelerar el crecimiento de ‘súperbacterias’ que amenacen la salud humana resistentes a los medicamentos”.

Alrededor del 20% de los 240 productos analizados dieron positivo para la hormona de crecimiento ractopamina. Originalmente desarrollado como un medicamento para el asma, su uso nunca fue aprobado para ese fin, aunque más tarde se comenzó a emplear en el crecimiento de los cerdos y la masa muscular magra. La droga es bastante controversial y su uso está prohibido en la Unión Europea, China y Taiwan.

Hay ciertas precauciones que los consumidores pueden tomar para evitar la Y. enterocolitica en la carne de cerdo; por ejemplo, asegurarse de que la carne se cocina a 145 grados cuando es un trozo grande y 160 grados para la carne molida. Pero quizás la mejor manera de evitar enfermedades sea evitar carne proveniente de criaderos industriales. O bien no comer carne.

Fuente: Most Pork is Contaminated, New Study Shows (Treehugger)