¿Qué sucede con los sitios forestales en México?

La restauración es una de las maneras más frecuentes de generar ese cambio. Estas actividades se encaminan a la rehabilitación de un ecosistema degradado para recuperar las funciones originales del mismo y que propicien su persistencia y evolución.

Las grandes masas forestales se extienden dentro y fuera de las urbes. Contrario al imaginario general, no son aquellos espacios alejados del contacto humano, cuya conservación o decadencia no repercute en la vida cotidiana de todas las personas. Un área forestal es una región cuyos árboles y vegetación proporcionan servicios ambientales con beneficios directos para todos.

En México se extiende una superficie de 140 millones de hectáreas con diferentes tipos de vegetación terrestres natural, lo que equivale al 73% del territorio nacional. Sin embargo, algunos factores como el crecimiento de la población, la urbanización y la transformación en el uso de suelos han sido uno de los principales agentes de degradación y deforestación de estos ecosistemas. Es así que del territorio nacional, el 64% se registra con algún tipo de afectación en niveles que van de ligera a extrema.

La reducción de la cubierta vegetal tiene graves consecuencias para el ambiente, como es la alteración de los ciclos hídricos, cambios regionales de los regímenes de temperatura y precipitación, favoreciendo de esta manera el progreso del calentamiento global ante la disminución de captura de bióxido de carbono o CO2 de la atmósfera.

Directa e indirectamente se sufren las consecuencias de estas alteraciones al ambiente. Por ejemplo, la falta de agua por la poca o nula infiltración al subsuelo, la liberación de CO2 como consecuencia de los incendios forestales, la extinción de especies animales y vegetales cuyo hábitat fue alterado o destruido, altos niveles de contaminación en el aire, entre muchos otros.

Si bien en el pasado los temas ambientales no figuraban entre las prioridades de las personas, empresas o gobierno, en los últimos años ha cobrado un gran interés de parte de todos en encontrar mecanismos de restauración de estos espacios. Es así como se han abierto grandes oportunidades de que los diferentes sectores de la sociedad se integren y participen activamente en la recuperación forestal del país.

La restauración es una de las maneras más frecuentes de generar ese cambio. Estas actividades se encaminan a la rehabilitación de un ecosistema degradado para recuperar las funciones originales del mismo y que propicien su persistencia y evolución.

Para satisfacer la demanda de oxígeno de una persona al día se requieren 22 árboles. Éste y muchos más son los beneficios que puedes considerar al utilizar una hoja, una caja de cartón, servilletas, entre otros productos maderables; pero también podrás entender la importancia de participar en la restauración de los espacios forestales.