Aumentan los huertos en Europa como forma de incentivar el ahorro

Muchos europeos han cambiado las compras de vegetales por cultivos propios en sus viviendas. Algunos lo hacen como una forma de consumir productos orgánicos, como distracción o bien para ahorrar en los gastos del mes.

El auge de los huertos como forma de autoabastecimientos ha hecho manifiesto en países Grecia, Irlanda, Portugal y España, donde la crisis económica ha golpeado con más fuerza.

Para Raúl Puente, profesor de geografía en la Universidad Pablo de Olavide, “Es evidente que cada vez hay más personas que están cultivando sus productos para la subsistencia y la alimentación familiar. En los dos últimos años he observado un importante crecimiento, sobre todo de gente joven, fundamentalmente licenciados sin ingresos”. Puente ganó hace unos días, junto con la asociación Parque Miraflores, la medalla de la ciudad de Sevilla por ser el responsable del primer huerto urbano de España, que fue creado en 1991.

En la localidad griega de Marousi un vertedero abandonado se transformó, gracias a la gestión de la alcaldía, en pequeñas parcelas que 40 familias con problemas económicos se encargan de manejar.

Esto que para algunos puede parecer un hobby, ha resultado ser la salvación de aquellos grupos golpeados por la crisis económica, como por ejemplo los pensionados del sistema griego que vieron como su pago mensual se redujo drásticamente. Argyro Papazoglou, jubilada griega indica que el manejo de la parcela les permite solventar el 50% de sus necesidades alimentarias, lo que ayuda mucho en sus cuentas del supermercado.

Otro ejemplo se puede encontrar en Málaga, región con una de las tasas más altas de desempleo de España (30%), y que ha destinado un solar en medio de la ciudad para cultivar un huerto colectivo, reutilizando unos terrenos abandonados. Pablo Baño, quien participa del proyecto, indica que “para gestionar la tierra nos hemos organizado como asociación y hemos creado el proyecto El Caminito, que no pretende mercantilizar con los productos, sino crear un punto de dinamización del barrio, de intercambio de alimentos, de donación a servicios sociales…”.

Juan Manuel González es dueño de 150 parcelas en la misma localidad y cuenta que la lista de espera por uno de sus terreno es muy larga. “Vienen familias, muchos jóvenes, desempleados, funcionarios, gente que requiere de una actividad, o que quiere conocer a otras personas… Aquí se intercambian recetas, se está en contacto con la tierra…”, señala.

A tanto a llegado el boom de los huertos en Málaga que los ecologistas denuncian procesos de urbanización irregular por parte de algunos particulares. “Por supuesto que un huerto es rentable económicamente, que cultivar tiene beneficios para la salud física y psicológica. Pero no se puede degradar el entorno visual con palos y chapas para delimitar los emplazamientos”, declara Rafael Yus, de Gena Ecologistas en Acción.

Un gran grupo de personas prefiere plantar en vertical, llenando sus balcones con verduras. “En lugar de plantar flores, se pueden cultivar vegetales. Es bonito ver cómo crece una lechuga en tu ventana”, indica Dolores Lobillo, gestora de Engranajes Culturales y organizadora del taller Un huerto en tu balcón.

Fuente: Crece el cultivo de huertos en Europa para ahorrar en el mercado (El Mostrador)