Únete a la Campaña de Oceana y protege el mar de su degradación

La Campaña Mundial en el Día de los Océanos fomentará la exploración y el descubrimiento de los tesoros del mar.

Según el informe GEO 5 de la ONU, el estado del mar es crítico. Un aumento considerable del C02 lo ha acidificado aumentando los microorganismos dañinos causando la degradación de lo que es la cuna de la vida. Es por eso que resulta aun más importante y valorable la esmerada labor de quienes se preocupan de salvaguardar los hábitat y de las áreas marinas protegidas.

El Día de los Océanos fue creado en 1992 y oficializada por las Naciones Unidas en 2009. Es celebrado cada año el 8 de junio y sirve como un tiempo de reconocer la importancia del mar como un ecosistema vital,  y tomar medidas para preservar sus  delicados hábitats y la vida silvestre. Con más de 300.000 miembros en 150 países, Oceana ha reducido en gran medida el exceso de pesca y los hábitats marinos protegidos amenazados con sus políticas basadas en la ciencia.

Esta fundación mundial  se ha dedicado a preservar distintas zonas del mundo marino que dan origen a ecosistemas diversos que alojan, tanto en el agua como en la tierra y en el aire, a diversas especies. La zonas en las que ha venido trabajando esta agrupación se encuentran repartidas por todo el orbe:

Las Islas Aleutianas

Las Islas Aleutianas son un archipiélago de islas volcánicas  que se extiende desde la parte continental de Alaska  1200 millas a través del mar de Bering hacia el continente asiático. Es el hogar de las aves de todos los continentes, más de 450 especies de peces, antiguos corales de aguas profundas, y por lo menos 26 especies de mamíferos marinos.

El Ártico

El Ártico es uno de los lugares más bellos e inhóspitos de la Tierra, donde las temperaturas regularmente caen bajo cero y el tiempo entre la puesta y la salida del sol a veces se mide en meses en lugar de horas. Sin embargo, a pesar de estas difíciles condiciones, una variedad de personas y animales se han adaptado a crecer en la parte superior o “polar”.

Costas de Belice

La Barrera de Coral de Belice es una sección de 186 millas de largo en el Sistema Arrecife Mesoamericano, que se extiende desde la punta noreste de la Península de Yucatán en México, hasta Guatemala. Una de las atracciones más famosas del país es el Blue Hole, una cueva submarina de color azul zafiro más de 300 metros de diámetro y más de 120 metros de profundidad.

Las Islas Juan Fernández

El  remoto Archipiélago Juan Fernández se encuentra a aproximadamente 400 millas de la costa de Chile y se han comparado con las Islas Galápagos por su belleza natural y la biodiversidad increíble. En 1704, el marinero escocés Alexander Selkirk abandonó su embarcación y eligió permanecer en una de las islas Juan Fernández deshabitadas. Selkirk vivió en la isla durante 4 años y 4 meses, sobreviviendo gracias a la rica flora endémica y paradisíaca. Su historia se piensa que fue la inspiración original para el clásico de Daniel Defoe, la novela Robinson Crusoe.

Mediterráneo

El mar Mediterráneo ha sido el  órgano cultural más importantes que mediante el agua conectó a Europa con todo el mundo durante siglos, además ha sido el hogar y la fuente primaria de alimento para millones de personas. Como resultado de su ubicación y su uso como  ruta comercial principal – 23 naciones lo bordean – el Mediterráneo está en el centro de la historia mundial. Las áreas de interés para la conservación particular en el Mediterráneo incluyen las Islas Baleares, Parque Nacional de Cabrera, el Cañón de Menorca, la isla de Alborán, montañas submarinas llamadas Seco de Palos  y el archipiélago de Columbretes.

Patagonia

La costa de Chile se extiende por 4.000 kilómetros a lo largo del Océano Pacífico, con climas extremos en cada extremo. En el norte se encuentra el desierto de Atacama, uno de los lugares más secos de la tierra, y al sur se encuentran los fiordos de la Patagonia. El krill y otras pequeñas presas prosperan en estos mares interiores creando  importantes áreas de reproducción y cría de las ballenas azules, delfines, focas, nutrias y otros depredadores.

Punta de Choros

A lo largo de norte-centro de Chile de la costa, en la región de Coquimbo, se encuentra Punta de Choros, donde se congrega una gran cantidad de fauna marina como consecuencia de una costa rica en nutrientes, impulsada por la corriente de Humboldt. Este punto caliente aumenta la biodiversidad. En esta zona vive el 80% de los pingüinos de Humboldt del mundo, que se encuentran en peligro de extinción. Además, viven mamíferos marinos, aves marinas, ballenas azules y nutrias de mar, entre otros hermosos animales.

Isla Sala y Gómez

Sala y Gómez es una pequeña isla deshabitada de Chile, 250 km al este de la Isla de Pascua en el Océano Pacífico. El Dr. Enric Sala, ecólogo marino y la National Geographic Ocean, han descrito este lugar como  “uno de los últimos lugares relativamente tranquilos y virgenes que quedan en el océano.” En octubre de 2010, el presidente chileno Sebastián Piñera anunció la creación del Parque Marino Sala y Gómez, reserva de uno 150.000 kilómetros cuadrados alrededor de la isla. El nuevo parque marino expande el porcentaje total  de las áreas protegidas en Chile más de 100 veces, del 0,03% al 4,41%.

Corriente de California

El ecosistema marino de California se define por la corriente marina predominante que se mueve hacia el sur por la costa occidental de América del Norte. Los vientos predominantes del noroeste provocan que las aguas sub-superficiales sean frías, que hace surgir organismos ricos en nutrientes, que sedimentados en la superficie, provocan grandes floraciones de fitoplancton y pequeño krill que sirven de alimento a grandes poblaciones de ballenas, aves marinas y peces como el salmón y el pez roca.

Acá nació el caldo de cultivo para crear uno de los ungüentos más exitosos del mundo. El Dr. Max Huber, físico aerospacial que trabajaba para la Nasa, en la década de los 60′ sufrió un grave accidente que quemó su cara. Así comenzó su búsqueda para conseguir mejorar su aspecto por lo que dedicó su vida a crear una crema milagrosa. Tras 12 años, durante los cuales realizó más de seis mil experimentos dieron origen a La Mer que hoy es socia de Oceana, pues cree que con una comprensión más profunda, podremos apreciar el impacto de los océanos en nuestras vidas y disfrutar del mar como una fuente de profunda inspiración.

Este es  el séptimo año de colaboración entre La Mer y Oceana, que  promoviendo la campaña Día de los Océanos intenta crear conciencia no sólo por la belleza y el poder restaurador del mar, sino también por su fragilidad. Es conocido, y base de su éxito, que La Mer cree en las propiedades  botánicas marinas que se encuentran en el Océano Pacífico que aún no se han explorado y comprendido del todo;  es por eso que apoyan las iniciativas de protección del hábitat para proteger y preservar los recursos para las generaciones futuras donando  200.000 dólares para Oceana y ha creado una edición limitada de 100 ml con el diseño del frasco inspirado en el océano.

“El apoyo de La Mer ha ayudado a Oceana a lograr victorias importantes para el hábitat marino en lugares como Belice, Alaska y Chile”, dijo el director ejecutivo de Oceana Andrew Sharpless, y agregó “Hasta la fecha, más de un millón de kilómetros cuadrados han sido protegidos”.

lamer1.jpg

Concurso de fotografía de National Geographic

Para inspirar a la gente a disfrutar de la belleza del mar y la abundancia, La Mer y National Geographic se unieron para poner en marcha el concurso de fotografía “Océanos de La Mer”. Los participantes serán alentados a presentar las imágenes que capten la majestuosidad de nuestros Océanos en donde todas las interpretaciones de la belleza de nuestro mar son bienvenidas .”Nuestro objetivo es animar a la gente a experimentar el poder renovador y la revitalizante de los océanos, y compartir esas experiencias”, dijo el gerente general de La Mer, agregando que  “Al subrayar que las personas tienen una conexión muy personal con el mar, damos un primer paso hacia la conservación y para reunir a personas para fomentar la salud de los océanos”.

Desde el 1 mayo al 31 julio 2012, los participantes pueden presentar hasta tres fotografías en National Geographic-La Mer. Un experto en juzgará respecto a: creatividad (33%), la calidad fotográfica (33%) y la ilustración eficaz del tema del concurso (34%).

El ganador del gran premio recibirá una Expedición  Fotografíca Nacional Geographic, dirigida por un fotógrafo de National Geographic. El ganador será explorador de la costa noroeste de América del Norte, un laberinto de pequeñas islas vírgenes, fiordos espectaculares y abundante vida silvestre.

Incluye pasaje aéreo de ida y vuelta para dos personas, alojamiento y comidas. Además, el ganador podrá obtener el lujo de contar con un año de suministro de la Crème de la Mer. Diez semi-finalistas recibirán un valor de mil dólares de  productos de La Mer, una impresión de National Geographic con temas del océano  y una copia  de los libros de renombrado fotógrafo Brian Skerry sobre el alma del océano. Los ganadores serán anunciados en septiembre de 2012.