México: Defensa de los manglares suma más de 5 asesinatos a ecologistas

La asociación ecologista Guerreros Verdes, reclama justicia por el asesinato de una de sus activistas, que defendía zona de manglares en el estado de Guerrero

Si bien no soy de la idea de escribir sobre los temas de violencia -que no son pocos en algunos estados- hay veces en que se vuelve necesario como forma de denuncia para las injusticias. En esta ocasión, es el estado de Guerrero el que presenta la triste situación de que ya suman más de 5 asesinatos a ecologistas en tan sólo el año pasado y lo que va de éste.

El más reciente ocurrió hace siete días, y fue el de la ambientalista Fabiola Osorio Bernáldez, quien encabezaba la defensa de la Laguna de Coyuca, donde el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, está promoviendo la construcción de un corredor turístico -el Muelle Pie de Cuesta– que implicaría el relleno de una franja de manglares de casi seis mil metros; lo que implicaría desaparecer la enorme diversidad de flora y fauna que alberga esta zona, además de que los manglares tienen una función clave en la protección de las costas contra la erosión eólica y por oleaje.

Fabiola Osorio era integrante de una asociación civil ecologista, denominada Guerreros Verdes, que se encuentra luchando por la cancelación del proyecto turístico que promueve el gobernador de Guerrero desde septiembre del 2011, incluso a pesar de una clausura de la obra en noviembre de ese mismo año, por parte de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), al carecer de los permisos necesarios, y porque para ese entonces ya se habían causado daños ecológicos a la zona.

A pesar de ello, para el mes de diciembre fue la misma Fabiola Osorio quien denunció a la empresa encargada de los trabajos, porque había continuado nuevamente con la construcción.

Algunas fuentes especifican que la ecologista estaba tan involucrada con el tema porque además el proyecto del Muelle pasaba por encima de una franja de la laguna en la que ella y su familia tenían concesión desde 1969, y en donde la empresa constructora violó los sellos de clausura y taló sin permiso varios ejemplares del árbol mangle rojo –que estaba bajo protección especial según la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat)- pero que para enero esta secretaría se desdijo y otorgó los permisos que le correspondían para continuar la obra en la zona.

Por otra parte, la Profepa también anunció para esas fechas que en efecto las obras continuarían sin necesidad de más permisos o estudios, pues informó que la empresa no violó los sellos, sino que recurrió al allanamiento, el cual es un recurso legal con el que se dijo se amparaba mientras cumplía con los trámites necesarios ante la Semarnat.

Por lo pronto ha pasado ya una semana del asesinato de Fabiola Osorio, y se han unido al reclamo de justicia asociaciones de diversas partes del planeta.

Como mencionaba al principio de esta nota, este asesinato se da en un marco de violencia contra los ecologistas que han defendido diversas zonas que son parte del patrimonio ambiental del estado, como fueron los casos del campesino Javier Torres Cruz, que defendía los bosques de la Sierra de Petatlán, en abril del año pasado; también los de Eva Alarcón y Marcial Bautista, dirigentes de la Organización Ecologista de la Sierra de Coyuca de Catalán y Petatlán, y el de Ascencio Villa Santana -miembro de la misma organización- en diciembre del mismo año.

Esta semana, la asociación civil Guerreros Verdes mandó una carta al gobernador de Guerrero, para exigir que se castigue a los culpables, y lo cuestionan sobre si defender los manglares, la laguna y el ambiente es un delito.

Así las cosas, y tomando en cuenta que Guerrero es el segundo estado más violento de México -después de Chihuahua- según estadísticas de la Procuraduría General de la República, con casi un 12% del total de homicidios en el país durante el 2011, caben muchas teorías respecto a las circunstancias de cada uno de los casos mencionados. Queda en el aire la duda: ¿Habría otros móviles aparte de los aparentes de defensa ambiental? O, lo más probable: ¿Es tanto el poder de las empresas trasnacionales que construyen donde se les antoja, sin importar lo que destruyan, y son capaces de desaparecer a cualquiera que defienda la riqueza natural y biodiversidad?

Fuentes:  Condena Guerreros Verdes el asesinato de una ambientalista (La Jornada Guerrero)

Asesinan a defensora de manglar amenazado por obra turística (Animal Político)