Astrónomos viajarán a Isla de Pascua para observar el paso de Venus frente al Sol

Investigadores de diversas nacionalidades, quienes se desempeñan en distintos centros de estudio chilenos, viajarán para monitorear este fenómeno, que ocurre dos veces en el siglo y volverá a producirse en 105 años más.

Pese a que la órbita de Venus se ubica entre el Sol y la trayectoria de la Tierra, solo dos veces en el siglo ambos planetas se alinean y es posible observar desde la Tierra cómo el primero pasa delante de la estrella. El fenómeno es conocido como “El tránsito de Venus”, el cual se producirá nuevamente el próximo 5 de junio.

La últimas vez que se produjo fue en 2004 y la siguiente será en 2117, es decir, en 105 años más. En esta ocasión, un grupo de investigadores de la Universidad de Chile, la Universidad Andrés Bello, la Pontificia Universidad Católica de Chile y el Observatorio de Cerro Tololo en La Serena, viajarán a la isla, único lugar del territorio chileno donde será visible el fenómeno.

Desde Isla de Pascua será posible avistar al atardecer las dos primeras horas del tránsito, cuando se produzca el ingreso del planeta al disco solar. La mayor visibilidad se producirá en Asia, especialmente en Australia y China, mientras que en Europa se podrá ver el final del evento, cuando el Sol se levante sobre el viejo continente.

La importancia de este fenómeno radica en que su observación permitió al astrónomo inglés Jeremiah Horrocks estimar por primera vez la distancia entre el Sol y la Tierra en 1639. Este hito hizo posible deducir el tamaño aproximado del sistema solar. Este mismo método es usado en la actualidad para descubrir y estudiar exoplanetas, es decir, aquellos planetas que orbitan otras estrellas. “Detectamos cuando un planeta pasa frente a una estrella por el sutil cambio de luminosidad que provoca la sombra del disco planetario”, explica la Dra. Isabelle Gavignaud, astrónoma del Departamento de Ciencias Físicas de la Universidad Andrés Bello (UNAB).

Este método también permite obtener información acerca de la atmósfera de esos lejanos planetas, por lo que el estudio del paso de Venus frente al Sol resulta importante para tener una referencia más cercana del fenómeno, agrega Gavignaud.

Con ojos de niños

No solo los ojos de quienes estén en Isla de Pascua estarán mirando hacia Venus el próximo 5 de junio. También lo harán grupos de escolares en Nueva York, Arizona, Hawaii, El Líbano y Holanda. Ellos formarán una red que tendrá la misión de hacer mediciones sobre el desplazamiento del planeta frente al disco solar, reproduciendo los cálculos de Horrocks. ¿El objetivo? Determinar nuevamente el tamaño del Sistema Solar.

Para los investigadores involucrados en el proyecto, esta actividad es muy importante. “Este es un evento que puede influenciar a los estudiantes para que se interesen en la ciencia y en la Astronomía”, dice la Dra. Jackie Faherty, investigadora del Departamento de Astronomía de la Universidad de Chile, quien coordina esta red desde Chile. La académica cuenta que los niños que participarán en la experiencia está muy interesados y expectantes. “Es posible que ellos sean la próxima generación de astrónomos”, agrega.

Un observatorio natural

Esta no es la primera vez que la Rapa Nui es punto de interés astronómico. En julio de 2010, más de 1.100 personas, entre astrónomos, reporteros y turistas, arribaron a la isla para observar el primer eclipse total de Sol de la década. Paquetes turísticos especiales, hoteles abarrotados y hasta el museo local acondicionado como alojamiento para un fenómeno que duró cuatro minutos y 44 segundos.

La isla es una de las pocas porciones de tierra ubicadas en el Océano Pacífico, lo que le otorga una mayor importancia para los especialistas.  “No es que ocurran más eventos astronómicos en ese lugar, pero si sucede uno en el Océano Pacífico, desde donde se puede ver es desde Isla de Pascua”, destaca Gavignaud. La astrónoma explica que esto, sumado a la baja contaminación lumínica del lugar y la posibilidad de observar el horizonte completo en 360 grados, convierte a Rapa Nui en un espacio privilegiado para la observación astronómica.

Durante su estadía en la Isla de Pascua, los investigadores dictarán dos talleres de astronomía en el Museo Antropológico Padre Sebastian Englert, además de charlas informativas en los colegios de la isla. Además, convocarán a la comunidad el día 5 de junio a las cuatro de la tarde en el Ahu Tahai, en el extremo occidental de la Isla, para seguir la trayectoria de Venus. “Vamos a tratar de que nadie en la Isla de Pascua se pierda el evento”, concluye Gavignaud.

Infórmate de más detalles en la NASA y con los astrónomos de la Universidad de Chile.