Expertos solicitan que delfines y ballenas sean considerados “personas no humanas”

Este grupo de expertos en filosofía, conservación y comportamiento de los delfines, quieren lograr como fin último una “Declaración de los derechos de los cetáceos”.

¿Recuerdan el capítulo de los Simpson en donde los delfines de vengan de la raza humana? Su buena onda, seguramente no se lo permite en la realidad, pero no es una suposición que los delfines y las ballenas, tienen un nivel de autoconsciencia similar al humano.

Entienden conceptos abstractos (podrían ser profesores de geometría), se reconocen en el espejo (podrían escribir un libro de autoayuda), y tienen conductas solidarias con sus pares (podrían fundar una ong).

Es por eso, y porque el hombre se ha aprovechado de sus virtudes para hacerlos trabajar con una lógica, en este caso, hombre por delfín, que los científicos reunidos en  la conferencia anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS), en Vancouver, Canadá, solicitaron que sean declarados como “personas no humanas”.

Este grupo de expertos en filosofía, conservación y comportamiento de los delfines, quieren lograr como fin último una “Declaración de los derechos de los cetáceos”.

La idea es relevarlos de las estúpidas responsabilidades laborales asignadas en Parques Acuáticos, donde realizan agotadores y reiterativos shows para el divertimento del exigente público humano, siendo que estos animales tienen capacidades intelectuales y afectivas para hacerse consideraciones éticas respecto a la explotación a la que son sometidos.

Más importante aún es terminar con la sangrienta tradición nipona y danesa de caza de ballenas y delfines. Año a año se asesinan miles poniéndolos en grave riesgo de extinción.

Nada justo si pensamos que la identidad que tienen los hace únicos e irrepetibles, haciendo que la muerte de cada uno de ellos sea una gran pérdida, dejando un vacío similar al que deja una “persona” cuando deja de existir.

Fuente: Científicos buscan catalogar a los delfines como “personas no humanas” (La Tercera)