Ginecología natural: O en la conquista del origen

Históricamente hemos sobrevivido sin pastillas, vacunas, cesáreas, estrés, tratamientos depresivos, crisis de pánico, cánceres y un largo etcétera. ¿Por qué ahora es distinto?

La visión de Pabla San Martín, quien estudia las plantas medicinales y su uso en la sanación de enfermedades sexuales y reproductivas, respecto de la medicina occidental es crítica. Una crítica que se inicia al ser ésta un negocio.

Históricamente hemos sobrevivido sin pastillas, vacunas, cesáreas, estrés, tratamientos depresivos, crisis de pánico, cánceres y un largo etcétera. Nuestro abuelas siempre comentan sobre ese “otro tiempo” donde los partos eran en casa, con parteras o comadronas, no existían las cesáreas, amarras, enfermeras, inyecciones y clínicas u hospitales fríos e inhóspitos. Las mujeres tenían hijos sanos, que no necesitaban una inyección cada mes junto con la visita al médico. La forma de vida y la alimentación eran otras. No existían cientos de lugares de comida rápida, el consumo de dulces no estaba exacerbado con publicidad en todos lados, se comía fruta, se salía a correr, jugar al pillarse, la escondida; y no como ocurre hoy que se pasan horas frente al computador o la consola de videojuegos.

A pesar de que los cambios descritos son recientes y se articulan en el siglo XX, ya desde la conquista todo comenzó a cambiar para nuestros ancestros. Sus costumbres y tradiciones les fueron extirpadas de golpe, se impuso una religión monoteísta, castigadora bajo los preceptos de una monarquía lejana y pecadora, que sólo buscaba meter en sus arcas oro, una riqueza que les permitiera mantener el statu quo.

Se mató y persiguió a curanderas, brujas y parteras por no respetar la cultura conquistadora. Pero eso no fue suficiente, además infectaron el continente con enfermedades que disminuyeron la población local hasta casi el exterminio.

En América, algunas comunidades resistieron, y lo siguen haciendo, el asedio cultural: sur de Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia. Estos pueblos continúan con la tradición de los partos naturales, alejados de industrias farmacológicas y la medicina occidental.

La normalización y segmentación de la población, de acuerdo a estructuras de poder, sólo busca una cosa: manipular, controlar y generar valores de mercado que nada tienen que ver con la persona. Nos vemos cosificados y alienados, arrancados de nuestra identidad y arrojados a un campo de batalla donde el resultado ya está escrito.

De esto son conscientes los gobiernos, amparados en principios positivistas, coludidos con las grandes empresas, las farmacéuticas, los médicos y toda una larga cadena que nos termina recetando Ritalín entre las visitas al psiquiatra infantil.

Un capitalismo, que por el mal nombre adquirido ahora se hace llamar neoliberalismo, cruel y despótico, que sólo busca enriquecerse, al igual que esa Corona lejana al otro lado del atlántico. Se patentan las semillas, las plantas nativas del Amazonas, todo se transforma en un producto de intercambio comercial.

El llamado es sencillo: salgamos del circulo, evitemos vacunas innecesarias, cesáreas no requeridas, antinaturales, dolorosas. No solucionemos todo con pastillas que nos harán depender de más píldoras, luchemos contra las hormonas artificiales. Dejemos de servir a la infraestructura con un primer paso muy sencillo; comienza a cuestionarla.

Las ideas de esta columna son tomadas del blog de Pabla San Matin, Ginecologia Natural, autora de los libros:

“Manual Introductorio a la Ginecología Natural”, resultado de una investigación bibliográfica y la acumulación de enseñanzas que le dejaron varios viajes realizados por algunos países de Sudamérica como Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia. En ellos tuvo la oportunidad de conocer a comunidades de mujeres indígenas que mantienen vigentes sus conocimientos sobre  medicina tradicional.

manualginetapa193x300.jpg

“Del Cuerpo a las Raíces”, basado en el uso de plantas medicinales para el tratamiento sexual y/o reproductivo de las mujeres. El libro es el resultado de una investigación realizada con 25 mujeres en la V Región de Valparaíso de Chile. Está compuesto por muchos relatos, experiencias, ilustraciones de las plantas medicinales y a la vez dibujos de las preparaciones de las mismas para crear remedios, cremas, tinturas, infusiones, ungüentos, etc.

portadacuerporaices195x300.jpg

Puedes visitar su sitio web en http://www.ginecologianatural.org/ e informarte más respecto al tema.