México: Dice el gobierno que el último derrame de petróleo “ya está bajo control”

Solo han logrado remover el 40% del petróleo derramado en la zona del desastre

El 30 de diciembre otra fuga ocasionó el derrame de más de 1500 barriles de petróleo en las aguas del Golfo de México. Según las autoridades, más del 40% de lo derramado ha sido recuperado y esperan poder limpiar aún más las aguas.

Como sabemos, los derrames de petróleo tienen consecuencias gravísimas y a la naturaleza le toma mucho tiempo regresar a la normalidad después de que desafortunadamente es barnizada por esta espesa mezcla.

El derrame cubrió casi 9 kilómetros del río Coatzacoalcos, en Veracruz, que desemboca en las aguas del Golfo. Como siempre, los principales afectados han sido la vegetación y animales que viven en esa zona, como los pelícanos que se remojan en esas aguas.

A pesar de los esfuerzos del gobierno mexicano por limpiar la zona, Greenpeace México ha alzado la voz y mostrado su descontento pues es muy poca gente la que está trabajando para reparar el daño y descuido de la companía paraestatal Petróleos Mexicanos (PEMEX) y, además, ni siquiera han recibido el pago prometido por su trabajo.

Como si fuera poco, tampoco han recibido ningún tipo de asistencia médica por las náuseas y mareos provocados por el fuerte olor ni se les ha entregado equipo adecuado para la labor que están realizando.

Además del daño al medio ambiente, cientos de familias que dependen de la pesca y explotación de esas tierras se ven afectadas por esta tragedia ¿ Ycuál es la respuesta de PEMEX? Ninguna.

Deja pensando si una compañía tan grande, con ambiciones aún más grandes, que no puede controlar lo que llaman un “desastre menor” puede manejar cosas más delicadas como perforar en aguas más profundas del Golfo, donde irremediablemente un desacierto como este puede ser enorme.

 

Fuente: Clean-up of Mexican spill underway (Upstream)
Documenta Greenpeace derrame en Coatzacoalcos (Greenpeace México)