El ciclismo ayuda a combatir el estrés y mejora tu cuerpo

Sacar la bicicleta del lugar donde está guardada y comenzar a usarla se puede convertir en la mejor manera de combatir el estrés que afecta a quienes viven el caótico orden de la ciudad.

Sacar la bicicleta del lugar donde está guardada y comenzar a usarla se puede convertir en la mejor manera de combatir el estrés que afecta a quienes viven el caótico orden de la ciudad.

Este tipo de ejercicio mejora el sistema cardiorrespiratorio, aliviar el estrés mental, quema calorías y fortalece los músculos y las articulaciones.

Quien usa la chancha trabaja al mismo tiempo varios músculos: cuádriceps, los músculos posteriores del muslo, las pantorrillas, glúteos, abdominales y extensores de la columna. Incluso los músculos del hombro, el brazo y el antebrazo se desarrollan con el pedaleo constante.

De todas maneras, conducir la bicleta requiere atención y cuidado. Un error en la postura o un mal ajuste pueden provocar una sobrecarga mecánica y por lo tanto causar dolor en la columna lumbar, cuello, rodillas, tobillos y pies, y hormigueo en las manos.

José Rubens D’Elia, entrenador de ciclismo, indica que el piloto se debe sentir cómodo y nunca forzar la columna durante el ejercicio. Así se mejora el rendimiento y se evitan los calambres.

El cirujano ortopédico Ivan Rocha señala que uno de los puntos más importantes es que la cadera del ciclista no oscile durante el viaje. La posición del sillin idealmente debe ser horizontal, aunque algunos ciclista perfieren inclinarlo levemente hacia atrás y así evitar el entumecimiento de la ingle.

Se debe entender que el manubrio en “U” sólo es adecuado para los profesionales de las carreras y no se debe usar en el día a día, ya que puede afectar la conducción y la postura.
D’Elia agrega que no se recomienda sostener el manubrio con mucha fuerza, pero si tener siempre el control del mismo.

La postura es uno de los factores que mayor atención merece al pedalear. En general, la columna lumbar se debe mantener en un ángulo de 30 a 40 grados, con un manubrio ubicado a la altura adecuada. Si al pedalear se hace necesario inclinarse, se pueden producir problemas en los hombros.

Para la noche es preciso contar con buenas luces; roja para atrás, blanca al frente y obviamente siempre, tanto de día como al oscurecer se debe circular con casco.

Siempre se debe estar atento a los obstáculos que pueden surgir en la calle: baches, imperfecciones en veredas y ciclovías, arena y piedras, y obviamente peatones, vehículos y otros ciclistas. Tambien es importante no usar audifonos que puedan bloquear sonidos que necesitan se escuchados en una conducción a la defensiva.

Si la intención del pedaleo es quemar calorías, el ciclista debe optar por una baja velocidad y sólo pedalear más rápido para evitar la sobrecarga de las rodillas. Para ejercitar los músculos; las manos y el cuerpo se deben cambiar constantemente de posición para así modificar el ángulo de la espalda, cuello y brazos.

Recuerda que la bici es un vehículo, y por lo tanto es necesario conocer todos las señales de tránsito que puede presentar el camino. También es importante usar las manos para señalizar al resto los cambios de dirección y detención.
Para cerrar, la chancha necesita una mantención periódica, tanto de frenos como la presión de aire en las ruedas.
El ajuste y aceitado regular de piezas ayudará a obtener el mayor beneficio de tu querida bicicleta.

Fuente: Andar de bicicleta alivia o estresse e fortalece músculos e articulações  (Globo.com)