Satélite con brazo robótico para eliminar la basura espacial

spacecleanup580x409550x387.jpg

Vía slashgear.com

Hace tiempo que las agencias espaciales de países como Italia, Japón o Estados Unidos están tratando de solucionar el problema de la basura espacial, sobre todo después del suceso que hace unos meses afectó a la Estación Espacial Internacional, cuando un trozo de basura se acercó peligrosamente a la nave y los astronautas se refugiaron en cohetes Soyus, listos para despegar.

Y claro que el problema es grave: actualmente, se calcula que más de 15mil trozos de diversos tamaños circulan en la órbita de la tierra, lo que podría dejar a algunas zonas inutilizables, ya que estarían tan llenas de basura que los impactos no podrían evitarse, y éstos provocarían más basura. Esto se conoce como Síndrome Keppler.

Mucho más realista que la idea japonesa de capturar la basura con una enorme red de pesca, es la de Marco Castronuovo, un ingeniero italiano que ha creado el prototipo de un satélite con un brazo robótico, para que capture los trozos de basura y los acerque a la atmósfera, de forma que se quemen con el roce y desaparezcan.

En todo caso, el brazo del satélite no lanzará la basura hacia abajo, sino que servirá para instalar en los trozos de basura más grandes unos pequeños propulsores, que guiarán a los trozos hacia la tierra, y que se desintegrarán junto a la basura.

El gran problema, como suele suceder en estas épocas, es el del dinero. Según el científico de la Agencia Espacial Italiana, ni hay ninguna agencia espacial que está invirtiendo recursos en limpiar la órbita terrestre, y no hay legislación alguna que obligue a las naves espaciales a hacerse cargo de sus residuos en el espacio.

Y el problema de este invento, también es el dinero. Sólo desarrollar el proyecto costaría 140 millones de euros, y a esto hay que sumarle el costo de cada satélite, en torno a los 38 millones; 21 millones en el lanzamiento, y el costo individual de cada uno de los mini propulsores.

El otro problema es el tiempo que se demorará. Según calcula Castronouvo, estos satélites podrían recoger cinco trozos de basura al año, teniendo que regresar de vez en cuando a un centro de abastecimiento para recargarse con combustible y mini propulsores. Lo que se promete, es limpiar los 300 trozos más peligros del espacio en 20 años, con 24 satélites.

La idea es buena, ya que esos 300 son bastante más peligrosos que muchos trozos minúsculos, y ese dinero deberían aportarlo desde las agencias espaciales. Ojalá lo hagan.

Léelo también en fayerwayer.com