Japoneses reducen consumo eléctrico un 15%

tokioa550x404.jpg

(cc) electrobabe

A muchos estadounidenses les está dando vergüenza saber que al otro lado del océano las cosas funcionan mucho mejor. Los japoneses utilizan, per cápita, la mitad de la electricidad que usan los norteamericanos. La mitad en un país que está mucho más tecnologizado, pero donde las políticas de ahorro son mucho más fuertes.

Después del terremoto, y posterior tsunami, que provocó el desastre nuclear de Fukushima, de las 54 centrales eléctricas japonesas quedaron disponibles sólo 17, por lo que el Estado comenzó un programa para reducir el consumo eléctrico. Desde marzo hasta ahora, los japoneses han bajado un 15% las cuentas de la luz, de forma voluntaria.

La forma de hacerlo es gracia a proyectos que funcionan en todos los niveles de la sociedad. El profesor Michio Kuniyuki explicó al New York Times que en la Universidad de Rikkyo su función es estar preocupado de que ni las luces ni los aires acondicionados se queden prendidos en salones donde no haya estudiantes. Así, recorre el campus preguntándole a los alumnos si no deberían apagar esas luces, y los alumnos, claro, están de acuerdo, aunque no siempre recuerden hacerlo.

También se han creado sitios web donde los ciudadanos pueden revisar los pronósticos de uso y disponibilidad eléctrica. Además, cuando va a haber especialmente poca electricidad, se envían mensajes de texto a los celulares de quienes se hayan inscrito.

Lo que demuestra todo esto es que, a través de programas eficientes, reducir el consumo eléctrico en la población es bastante fácil. El gran problema será entonces reducir el consumo en la gran minería, para la que actualmente se construyen, al menos en Chile, termoeléctricas que las alimentarán casi exclusivamente.

Aun así, para reducir el consumo energético en las casas basta con estar preocupados de apagar las luces al salir de las habitaciones, los computadores al dejar de usarlos, los televisores y radios. Es cosa de estar un poco más preocupado.

Ve la completa nota de nytimes.com