Banqueros como salvadores de los bosques tropicales

sequia550x366.jpg

(cc) ffiloo

Los biólogos, conservacionistas y ecologistas pueden parecer más adecuados, para salvar las selvas tropicales, pero en un hecho real de las tareas más importantes que enfrenta el mundo de hoy, recaen a los financieros.

No debe haber duda acerca de lo valioso y vital que son los bosques tropicales del mundo. No sólo por que desempeñan una función clave en la regulación de la temperatura global a través del la captura del carbono, si no también, son responsable del aire que respiramos, el agua que bebemos y muchos de los medicamentos entre otras cosas.

Cada año se corta una superficie de bosque equivalente a 122.410 km2 de bosque o 16% de de la superficie de Chile continental e insular. De hecho, las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) han calculado que el ritmo actual de deforestación debe ser reducido a la mitad para el año 2020 para evitar el aumento de la temperatura global a niveles peligrosos y es esencial para mantener el capital natural de la tierra sobre la cual la economía mundial se basa.

Como Andrew Mitchell, del Programa Global Canopy dice: “En la carrera contra el cambio climático, los bosques han venido de la nada para ser los mejores.”

La lucha contra la deforestación, dice, es ahora, y es vista como uno de las formas más potentes, baratas y rápida para hacer frente a las crecientes temperaturas globales.

Déficit de caja

Las selvas tropicales desempeñan un papel de enorme importancia en el ecosistema global, no cabe duda. Hay 69 países de todo el mundo que ya se han apuntado para la reducción de emisiones por deforestación y degradación (REDD), en virtud del cual los propietarios de bosques son efectivamente abonados por no cortar los árboles.

Sin embargo, para alcanzar su objetivo para el 2020, el PNUMA estima que entre US$ 17 mil millones y US$ 30 mil millones al año son necesarios. Los gobiernos solos no pueden proporcionar este tipo de dinero. “El problema no puede resolverse sin el sector privado”, dice el Sr. Mitchell.

De hecho, el año pasado un documento de gobierno de los EE.UU. propuso que su contribución de US$ 1 billón a REDD debe estar condicionada a apoyo del sector privado. Los mecanismos de mercado, por lo tanto, serán la clave para el éxito de REDD.

El mercado abierto

La teoría es bastante sencilla. Los inversores del sector privado financiarán proyectos REDD, en función de su éxito, y estos van a generar bonos de carbono que pueden venderse en un mercado abierto.

Y es aquí donde los banqueros deben participar. Como Abyd Kamali, jefe global de mercados de carbono en el Bank of America Merrill Lynch, explica: “Los bancos pueden desempeñar un papel muy importante como intermediarios financieros en términos de proporcionar liquidez, la gestión de riesgos y financiación estructurada”.

La clave es establecer un mercado de confianza para los créditos forestales. Y aquí radica el mayor problema. Sin un mercado regulado, los inversionistas no estarán dispuestos a arriesgar el tipo de capital necesario para hacer que el funcione el mecanismo de REDD.

Las inversiones forestales

Un gran paso hacia esta meta debería tener lugar el próximo año, cuando en California se comiencen a emitir los créditos forestales, pero pueden pasar muchos años antes de la confianza en los mercados de carbono REDD sea lo suficientemente alto como para atraer fondos suficientes.

Esto ayuda a explicar por qué, hasta ahora, sólo un puñado de grandes bancos, como Bank of America Merrill Lynch (BoA), BNP Paribas y Macquarie, participan activamente en los mecanismos REDD.

Otra forma es lo que se denominan bonos forestales. Bajo un modelo posible, los bancos emiten bonos para recaudar fondos que luego son prestados a los gobiernos para ayudar a preservar los bosques.

Otra posibilidad, y uno de ellos conducido por el Bank of America Merrill Lynch (BoA), es para una porción de los fondos recaudados que se utilizan para proporcionar algún tipo de protección de la inversión, con el resto para invertir en créditos de carbono u otros materiales o servicios generadores de ingresos derivados de los bosques, como protección contra las inundaciones o degradación de bosques.

La reforma de las subvenciones mediante la transferencia de fondos a las industrias más respetuosas del medio ambiente es otro, dice el Sr. Mitchell, al igual que aumentar los impuestos sobre los productos cultivados en tierras deforestadas, como la soja y el aceite de palma.

Los créditos fiscales incluso podrían introducirse para animar a los agricultores para mejorar las tierras degradadas.

Pero es poco probable que estas medidas fueran suficientes para reducir la deforestación con la suficiente rapidez.

Es por esto que muchos tienen puestas sus esperanzas en REDD. Y para trabajar, las cantidades antes mencionadas de dinero son necesarias. No es de extrañar, que los políticos y los científicos están buscando a los banqueros y los inversores privados para las respuestas, además, al menos por ahora, no hay otra opción realista sobre la mesa.

Si se equivocan, los esfuerzos del mundo para salvar las selvas tropicales se verá seriamente afectada.

Detener la deforestación es una de las mejores maneras de reducir el calentamiento global.

¿Y tu que opinas de estos mecanismos para combatir el cambio climático?