Ricardo Mora, de la WSPA: “La mayoría de los animales no nace en la calle”

Hay esperanza para el problema de los perros callejeros.

fotoricardowspa387x550.jpg

Los días lunes y martes de esta semana se realizaó en Santiago de Chile el seminario “Estrategias de Gestión de Poblaciones Caninas”, organizado por el Ministerio de Salud y el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG). Uno de los principales expositores en este cónclave fue el colombiano Ricardo Mora, Gerente de Programas Veterinarios de la Sociedad Mundial para la Protección Animal (WSPA), quien expuso sobre el manejo de poblaciones caninas en áreas urbanas, aspecto que perfectamente podría tomarse como referencia en algunas ciudades chilenas.

Por todo esto, decidimos conversar con Mora para profundizar en algunos aspectos de este tema tan contingente en varios centros urbanos chilenos: los perros callejeros.

-¿Cuál es, para tí, el valor intrínseco de los animales?
El valor intrínseco se relaciona con muchos factores, incluida la manera como los humanos vemos a los animales. Se inicia reconociendo que los animales son seres que tienen la capacidad de sentir, de percibir el mundo que los rodea y también de sufrir. Cada animal tiene un valor, por el hecho de estar vivo, de tener comportamientos naturales y necesidades para ser satisfechas.
Al reconocer estos aspectos y, teniendo en cuenta la estrecha relación entre animales y humanos, es nuestra obligación velar por su bienestar no sólo porque ellos hacen parte de nuestras vidas, sino por la responsabilidad ética que tenemos, como seres humanos, con la naturaleza y sus criaturas; buscando compartir el planeta de forma armónica y sostenible.

-¿Por qué estimas se genera el problema de la sobrepoblación de animales en las calles?
Existen muchos factores. Indudablemente, el principal es la reproducción descontrolada de los animales y el tipo de tenencia sobre ellos. Esto representa que la gran mayoría de animales no nacen directamente en la calle, muchos provienen de hogares que finalmente los han abandonado, o simplemente los han descuidado, bien sea por factores económicos o culturales, lo que permite el acceso a entornos peligrosos para el animal como la calle. Y esto conlleva a agravar la situación, pues representa una mayor posibilidad de ser atropellados, golpeados o maltratados.

-¿En qué lugares estimas se está trabajando de manera correcta para manejar bien todo este tema?
En el mundo se tienen varios ejemplos. Resalto el desarrollo que han tenido los programas en general de los países con mayor índice de desarrollo humano, especialmente en Europa, en donde la tenencia responsable, la identificación y registro han jugado un papel importante para disminuir los problemas de sobrepoblación.
Ahora, también están ciudades como Cali, Colombia, Merlo en Argentina y muchas otras que han decidido afrontar de forma humanitaria el tema de la gestión de animales de compañía, convirtiendo a los centros de zoonosis en centros de bienestar y adopción, trabajando fuertemente en prevención y esterilización se constituyen en buenas propuestas para ser adaptadas a otros contextos.