Consejos para ahorrar agua hoy, en el Día Mundial del Agua

aguamanos550x366.jpg

(cc) Guadalupe Cervilla

Ya hemos comentado que de toda el agua que hay en el planeta, sólo un 2,8% es agua dulce, y de ésta, más del 90% se encuentra en glaciares, en los casquetes polares y en masas de hielo. Sólo el 0,1% del agua del planeta es apta y está disponible para el consumo humano. Por eso, y por la contaminación que sufre este líquido indispensable, es que se creó el Día Mundial sin Agua, para recordarnos a todos nosotros que tenemos que cuidarla a diario. Acá van algunos consejos para hacerlo.

Lo primero es lo obvio, lo que has escuchado montones de veces, pero no está de más recordarlo: al lavarte los dientes, mientras te cepillas, cierra la llave, pues no tiene sentido que el agua corra todo este tiempo. Estaba pensando que dejar correr el agua así es como ir al supermercado, volver a casa con bolsas, y depositarlas directamente en la basura. Es lo mismo con el agua: si va a salir agua de la llave, que sirva para algo, hacerla correr inmediatamente por el desagüe es completamente absurdo.

Otro buen consejo que me encontré en internet es meter en el estanque del inodoro una o dos botellas con agua. La cantidad de agua que usan esos estanques no es poca, y ahorrarle 2 ó 4 litros no afectará prácticamente nada la calidad de la limpieza que haga cada descarga. También se recomienda hacer las descargas sólo si es necesario, y no usar el wáter como papelera. Y los papeles, ojalá sean reciclados, pero como sabemos que es difícil, recomendamos los que no tienen dibujos, ya que no hay para qué meterle tinta al agua; prefiere el papel blanco.

Tampoco hay que desechar cualquier cosa por las cañerías. Por ejemplo, nada peor que deshacerte del aceite con el que freíste por el lavaplatos. Lo que se hace, no cuesta mucho, es tener una botella y, cuando frías, metes el aceite que usaste adentro. Una vez que la botella esté llena, la tiras a la basura.

Siguiendo en la cocina, cuando laves los platos no tienes para qué mantener la llave largada todo el tiempo. Juntas agua en el lavaplatos, y vas fregando con esa. Asimismo, si vas a lavar frutas o las hojas de una lechuga, procura hacerlo con un recipiente lleno de agua y no bajo el chorro de la llave.

Asegúrate que en tu casa las llaves no goteen, y tampoco las cañerías. Una gotera puede dejar pasar hasta 30 litros de agua en un día.

Para evitar la pérdida de agua por evaporación, si tienes patio, es mejor regar las plantas al atardecer. También es mejor tener plantas autóctonas de tu zona, ya que están adaptadas para crecer en ese tipo de tierra y con esa humedad, y no necesitarán mucha agua extra de la que necesitarían en estado natural.

En general, los productos de limpieza están llenos de químicos tóxicos para cualquier ser vivo (justamente eso hacen: matan bacterias), por lo que tirarlos por el desagüe va a contaminar. Aunque son necesarios, el consejo es no exagerar su uso. Además, hay alternativas, como mezclar agua con jugo de limón y fregar.

Antes de terminar, quisiera recordarle a los lectores que los científicos descubrieron hace mucho que el agua hace un ciclo, donde en un determinado momento pasa por los valles y las zonas pobladas, pero que vuelve al mar, a las nubes, a los glaciares, dando vueltas sin parar. Esta agua que sale hoy de la llave de tu casa está en medio de esa vuelta, y el detergente, aceite y jabón que mezclamos con el agua, se va con ella. Igual que la caca, que no deja de ser un problema cuando “desaparece” por el inodoro, el agua contaminada volverá al ciclo natural.