Alternativas a la leche de vaca

leche.jpg

(cc) Todd Holbrook (Dream Theory Studios)

La idea de que la leche hace bien, que es un alimento de lo más sano y que todos deberíamos tomar leche a diario ha sido profundamente divulgada por la ciencia occidental y por los medios de comunicación. En Chile, todos recordamos la campaña “Tómate la leche”, donde participaron el animador y cantante Lucho Jara o el futbolista Jorge Valdivia.

Pero, una rápida búsqueda por internet da como resultado un sinfín de personajes que aseguran que el consumo de leche de vaca tiene efectos perjudiciales para la salud humana. Un dato no menor es que el hombre es el único animal de la tierra que consume leche de otros animales, cosa extraña, pues cada animal produce este alimento para enfrentar las necesidades específicas de su especie.

Asimismo, algunas de las contraindicaciones de la leche es que estimula la producción de mucosa en las vías respiratorias, haciéndola peligrosa para asmáticos, o que tiene un alto contenido calórico, convirtiéndola en un producto de consumo no apto para personas con tendencia al sobrepeso.

Por otro lado, esa especie de verdad universal de las bondades de la leche de vaca, desaparece al notar la larga tradición de consumo de leche de soja en países asiáticos, donde se usa no sólo como bebestible sino también en cocina. Además, se dice que la leche de soya que se puede obtener de un terreno de siembra determinado es muy superior a la que se puede obtener criando ganado bovino. En contra, se dice que el cultivo de soya perjudica la tierra, sobre todo si se practica el monocultivo.

Como sea, la leche de soya no tiene tanto colesterol ni tanta grasa ni tantas calorías como la leche de vaca, teniendo las mismas vitaminas e incluso más hierro; además no necesita procesos de pasteurización y puede almacenarse durante más tiempo.

En defensa de la leche de vaca, está comprobado que previene la osteoporosis, que ayuda a prevenir la aparición de caries en los dientes y de cálculos renales. Contiene una gran concentración de calcio y se puede consumir de diversas formas, como en yogurt o quesos.

Ahora no todo es leche de vaca o leche de soya, también hay una serie de otras leches que se pueden consumir, cada una con sus propiedades y beneficios específicos. A continuación, una breve lista de leches con algunas de sus propiedades.

Bebida de avena: muy rica en fibra y en vitamina B (buena contra el estrés).

Bebida de sésamo: es, junto a la soja, el más rico en lecitina, alimento energético, bueno para las facultades intelectuales y laxante. Se recomienda contra la osteoporosis.

Bebida de espelta: buena para dietas vegetarianas por sus proteínas de calidad. Fortalece huesos y tendones.

Bebida de castañas: es muy energética, fácil de digerir y aporta vitamina C (antioxidante).

Bebida de coco: diurética, buena para preparación de alimentos, alto contenido en fibra e ideal para luchar contra parásitos intestinales.

Bebida de semillas de calabaza: buena contra parásitos intestinales, desinfecta y desinflama la próstata y tiene un gran aporte de ácidos grasos, zinc, vitaminas A, E y F, magnesio, fósforo y hierro.

Bebida de chufa (más conocida como horchata): refrescante y buen sabor, reduce el colesterol, antioxidante, buena contra la arteriosclerosis, ideal para diabéticos y celíacos y digestiva. También es energética y rica en minerales y vitaminas C y E. No tienen nada de sodio.

Bebida de arroz: la más digestiva y refrescante; energética gracias a su alto contenido en hidratos de carbono.

Bebida de almendras: pobre en sodio y rica en potasio (ideal para casos de diarreas o vómitos), buen aporte de calcio y fósforo, por lo que se recomienda en etapas de desarrollo, para mujeres gestantes y para ancianos. Buen aporte de proteínas.

Bebida de avellanas: alto contenido en L-Arginina, bueno para prevenir lesiones en arterias y coágulos de sangre, baja en sodio, rica en ácido fólico (ideal para embarazadas, porque disminuye las probabilidades de malformaciones en el feto) y en calcio, fósforo, potasio y magnesio.

Link: La guerra de las leches.