Chile: Conaf compró helicóptero de 8,5 millones de dólares, pero no tiene piloto

helicc3b3ptero550x412.jpg

(cc) eljavi

Un helicóptero Sokol o SW-3A para el control de incendios forestales, perteneciente a la Corporación Nacional Forestal de Chile (Conaf), se encuentra desde septiembre de 2010 estacionado en el aeródromo de Roderillo en Valparaíso. La compañía polaca PZL-Swidnik vende este tipo de aeronaves con todos los implementos necesarios y con un curso para pilotar la máquina, pero, por error o simple desidia, la Conaf no logró encontrar un piloto dispuesto a hacer el curso. No lo encontró pero sí compró el helicóptero, que llegó a Chile junto a un grupo de polacos que lo ensamblaron y dieron los vuelos de certificación, dejando la nave estacionada y en espera de algún incendio que apagar.

Con estos 8,5 millones de dólares, Conaf podría haber comprado 4 aviones Dromader (los que se utilizan actualmente). 8,5 millones de dólares equivale al total de fondos para bonificaciones en la Ley de Bosque Nativo. Y tomemos en cuenta que esto es sólo el precio de la compra, pero hay que contemplar los gastos en combustibles, repuestos, mantención, costos operacionales, etcétera.

Para que no falten las malas ideas, el director Ejecutivo de la Conaf, Eduardo Vial Ruiz-Tagle, propone pagarle a una empresa extranjera para que opere el helicóptero, en vez de capacitar un piloto: “estamos buscando una alianza comercial con una empresa internacional que pueda operar cuatro meses en Chile y luego en Europa”, porque “es preferible llegar a un acuerdo comercial para así amortizar el costo”, dijo a El Mercurio de Valparaíso.

En tanto, Catalina Bau, antigua directora ejecutiva, aclaró que la decisión pasó por la Dirección de Presupuesto, por los consejos directivos del Ministerio de Agricultura, por la Conaf y por un comité técnico. “Me atrevo a decir que lo que ha pasado es que siempre en la instalación de nuevas autoridades se revisan las cosas y por esa razón esto ha demorado”, afirmó a El Mercurio.

Más info en Aviación Total, en El Mercurio de Valparaíso y en este blog.