Agricultura sustentable

Los procesos productivos deterioran el medio ambiente porque lo intervienen y contaminan, la agricultura no queda fuera de esto: entre 15 y 20% de emisiones de gases de efecto invernadero, son generados por el agro, según el Ministerio de Agricultura. Todo sugiere que ésta debe ser sustentable: producir con un sistema que use el mínimo de químicos, que sea amigable con el planeta y con quienes la consumen, además debe proteger a los productores.

La agroecología mezcla la agricultura moderna con las prácticas ancestrales y potencia al ecosistema para que se defienda, es decir, que no dependan de insumos externos, sino que ellos mismos se subsidien. Así se diseñan sistemas ecológicamente sustentable: la biodiversidad de los sistemas agroecológicos subsidia la fertilidad del suelo, el contro le plagas y la producción.

Para que la sustentabilidad funcione, los trabajadores deben conocer los insectos benéficos, los abonos verdes y hacer compost. Los que practican este tipo de agricultura tienen más ganancias, porque usan menos insumos y por lo tanto tienen menor costo de producción.

En Chile

Para que realmente funcione, debe integrarse la tradición agrícola del país, acá no ha dado mucho resultados porque no se respetó la agricultura Mapuche ni Huilliche. Significó que perdimos variedades propias y casi mata a la gallina Araucana que se hizo conocida porque producía huevos azules. Lo mismo sucedió con las papas de Chiloé, existían 120 variedades, pero se perdieron cuando integraron otras más rentables.

Las reglas

-Basarse en los sistemas biológicos de producción.
-Ser justo con los trabajadores y consumidores. A los primeros hay garantizarles el acceso a la tierra y pagarles un precio justo. Los consumidores deben tener accesibilidad a los alimentos.
-Ser viable económicamente, eso significa respetar las tradiciones y los modelos culturales que se usan en la agricultura.

Link El nuevo apellido de la agricultura: sustentable (Revista del Campo)