Desde Nueva Zelanda: Katia Guiloff y las Comunidades de Transición

2193524282.jpg

Dado que Nueva Zelanda es un país con baja población (alrededor de 4 millones de personas), hay mucha vida comunitaria en casi todos los pueblos y algunas ciudades. Cuando alguien se cambia de casa pronto llegan los vecinos a tocar la puerta y a presentarse. Si hay niños de por medio se turnan para cuidarlos o transportarlos y si tienen productos como vegetales, huevos o leche, los intercambian.

Viajando como Woofing (trabajo voluntario) en la casa de una familia kiwi (así les llaman y se llaman a sí mismos los neozelandeses) conocí el concepto de Transition Towns o Comunidades de transición.

Se trata de grupos comunitarios que se están preparando activamente para la transición desde la actual forma de economía de consumo hacia un mundo de sustento local.  Estos grupos ya no les inculcan a sus hijos la idea de viajar y conocer el mundo, porque predicen que más adelante no contaremos con el acceso actual al petróleo y los viajes se harán menos frecuentes. En cambio se dedican a aprender más sobre sus propias tierras, sobre cómo se pueden apoyar mutuamente como comunidades y sobre qué nuevos tipos de energía podrán utilizar en el futuro.

El concepto de Transición nace en Inglaterra con Rob Hopkins (diseñador de Permacultura) durante el 2005-2006, él escribió el libro Manual de Transición. Hoy el concepto se encuentra en países tan variados como Estados Unidos, Italia y Chile y varía desde pueblos pequeños hasta iniciativas de Municipios.

Las comunidades trabajan juntas para encontrar métodos de reducir el consumo de energía y mejorar su forma de auto-sustento a través de huertas comunitarias, intercambio de excesos de producción, re-utilización y reparación de artículos usados.

Esta mirada es interesante pues, más que pensar el Cambio Climático como una especie de castigo o amenaza, lo ve como una oportunidad de vivir de una forma más satisfactoria.

Personalmente también me gusta porque las soluciones son construidas de forma colaborativa por las propias personas que las van a utilizar, en vez de ser impuestas por un ente externo.

Los ciudadanos de Transition Towns se reúnen una vez a la semana o una vez cada dos semanas para discutir de manera abierta el futuro de sus comunidades. Así crean lazos con sus vecinos, construyen un grupo de apoyo mutuo y, en vez de sentarse abismados a contemplar el futuro, emprenden activamente para construir la comunidad que quieren.

¿Podremos incentivar este tipo de iniciativas desde entes como las juntas de vecinos?

¿Conocen ustedes su propia junta de vecinos?