Evita comer carne en año nuevo

3341944564296951ca3d.jpg

Antes ya habíamos mencionado lo perjudicial que es el consumo de carne para el medio ambiente y volvemos a insistir en el tema porque el año nuevo es una de las fechas en que su consumo se incrementa. Sería bueno recordar que el problema no está en su consumo, sino en las cantidades que consumimos. Reducirlas resulta un beneficio para la salud humana y también para el medio ambiente.

Esta nota no es un llamado a dejar de consumir carne o a convertirnos en vegetarianos, sino que explicar que un pequeño cambio de conducta pueda ser mucho mayor de lo que creemos. Reducir un 30% de nuestro consumo en carne se puede traducir en menos emisiones de gases con efecto invernaderos y si lo miramos a mayor escala, rebajar en un 17% el consumo de carne mundial reduciría incluso las muertes prematuras por enfermedades cardíacas. Los recursos mundiales se están agotando y los sistemas naturales están llegando a un colapso. El gas Metano es producido por los animales durante su digestión y es mucho más perjudicial que el CO2 y el óxido nitroso es emanado principalmente por sus excrementos.

Según Livestock’s Long Shadow (La gran sombra de la ganadería), un estudio de la FAO del año 2006, el 18% de las emisiones de gases con efecto de invernadero en el mundo son atribuibles a la Industria ganadera superando incluso a los producidos por vehículos motorizados, que en total representan el 13% de las emisiones.

The World Watch Institute, estudio publicado en diciembre del 2009 por el instituto de vigilancia mundial, concluyó que cerca del 51% de los gases de efecto de invernadero provienen de la ganadería y sus subproductos.

Además, para la producción de carne se requiere gran cantidad de agua y otros recursos. Según la Comisión de la Organización Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, para producir 100 gramos de carne se utilizan unos siete mil litros de agua, mientras que para producir una canasta de pan, apenas 550.

Esta industria también es la principal responsable de la deforestación y quema de bosques y selvas a nivel mundial. Se estima que gran parte de la superficie deforestada en el Amazonas se ha dedicado a pastizales para satisfacer las enormes demandas de producción de hamburguesas (FAO). En países desarrollados alrededor del 80% de los cereales se usa para solventar esta industria, podemos incluso inferir que gran parte del hambre mundial podría mitigarse si se proporcionaran mejor estos recursos.

Links
Comer carne: 1 introducción a dos miradas (VeoVerde)
La huella ecológica de comer carne (VeoVerde)
Menos carne más planeta (VeoVerde)