Come según tu grupo sanguíneo

 

La buena o mala asimilación de los alimentos está condicionada por nuestro grupo sanguíneo, A, B, AB y O. Así hay perjudiciales, beneficiosos y neutros, según la investigación que hicieron James y Peter D’Adamo en su libro “Coma según su tipo”.

A: deben basar su dieta en el consumo de legumbres, frutas, cereales y verduras. El pescado tiene que ser en pequeñas cantidades, limitar la carne, y evitar los embutidos y alimentos ahumados o salados. Tampoco pueden consumir productos lácteos en exceso . Los beneficios para este grupo son la soya y sus derivados, las semillas oleoginosas y los frutos secos, menos el pistacho.

B: su dieta tiene que ser variada y equilibrada, con muchas frutas y verduras verdes. Comer carnes magras, evitar el pollo, el cerdo y los embutidos. Pueden comer huevo y productos lácteos. Limitar el consumo de semillas y frutos secos.

AB: evitar las carnes rojas y las que están en conserva o ahumadas, también los embutidos y los alimentos a base de harina de trigo y las pastas. Deben consumir lácteos, frutas (principalmente ciruela, piña, uva y frutos del bosque) y muchas verduras, sobre todo tomate.

O: comer muchas frutas y verduras, evitar las crucíferas (coliflor y repollos de Bruselas), reducir las berenjenas y las papas. Pueden comer carnes magras, pescados y mariscos. No comer productos en base a trigo, maíz, cereales, tampoco bebidas gaseosas ni café.