África contribuye a reducir los gases de efecto invernadero

52637440014d813e12.jpg

Esto porque el continente negro captura más carbono de la atmósfera del que se emite, por lo tanto, ayuda a mejorar las consecuencias negativas del cambio climático, según un estudio que está realizando la FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación, sobre el ciclo del dióxido de carbono en África.

CarboAfrica es el rpoyecto que la FAO está haciendo, en conjunto con 15 organizaciones de Europa y África, para analizar el ciclo del carbono de 11 países subsaharianos. Las conclusiones definitivas se publicarán en 2010, pero por el momento los resultados muestran que el carbono capturado a través de fotosíntesis en ese continente, es mayor que el lanzado a la atmósfera por la deforestación, los incendios y la degradación forestal.

En relación a los incendios y la deforestación, África representa entre el 17% y el 40% del total de gases de efecto invernadero que se emiten a nivel mundial. Significa que contribuye de forma importante a las emisiones de fuentes naturales, pero sus emisiones a partir de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas natural), son reducidas, sólo el 4% del total.

Según Riccardo Valentini, coordinador del proyecto CarboAfrica, África juega un papel vital en el clima, pero lo más importante es el equilibrio que debe existir entre el carbono capturado a través de la fotosíntesis en la sabana y el carbono emitido a la atmósfera desde la degradación forestal, los incendios y la deforestación.

Para consolidar ese equilibrio es fundamental la agricultura, porque se encarga de reducir las emisiones de carbono de África. Con una buena gestión de los suelos y agricultura de conservación, las emisiones de gases de efecto invernadero pueden disminuir, además se aumenta la productividad.