Pañal para secar el pelo

Son lejos lo más práctico.

linuslohoff.jpg

Linus Lohoff

¿Ubican los “tutos”? Linus, de Charlie Brown, tenía uno y lo llamaba “mantita”. También son los antiguos pañales, de cuando no existían los desechables, y se usan para colocarlos sobre el hombro antes de cargar en los brazos a una guagua.

Evitan básicamente que si esta vomita, no se ensucie la ropa. También los usan las mujeres cuando dan pecho para tener mayor privacidad cuando lo deben hacer en lugares públicos o no demasiado privados. Sirven también para asegurar a niños un poco más grandes en sillas de comer de restaurantes que no los afirman correctamente, usándolos como cinturones de seguridad.

Pero en mi casa, los usamos para otra cosa. Para secarnos el pelo. Como son delgados, son altamente efectivos, ya que absorben la humedad rápidamente. Lo importante es usarlos sólo para eso, y lavarlos seguido. Dicen que no hay que usar toallas en el pelo porque lo dañan, pero lamentablemente, en el día a día no hay demasiado tiempo para cuidar el pelo como lo harían en la peluquería.

¿Cómo lo hago yo?


Salgo de la ducha y estrujo mi pelo suavemente; echo la cabeza hacia adelante, coloco un pañal y lo presiono en forma suave; luego lo doy vuelta hacia el sector más seco y lo envuelvo alrededor de mi cabeza, por mientras me seco y me echo mis cremas corporales.

Luego de vestirme, cambio el pañal, el que dejo tranquilo un rato, pero mientras voy tomando desayuno, lo voy dando vueltas buscando el lugar seco para dejarlo más cerca de la cabeza.

Y recién ahí enchufo el secador. Me demoro muy poco; de ese modo ahorro energía, tiempo de secado y mi pelo está menos tiempo expuesto al daño del secador.

Los pañales de tela se encuentran en supermercados, y no son para nada caros. Incluso hay con diseños para que puedan identificarlos entre los diversos miembros de su familia.