Importancia de la inteligencia emocional en el trabajo

Más que grandes títulos o posgrados, la inteligencia emocional puede ser la clave para ser una persona exitosa en todo lo que te propongas.

¿Qué significa ser inteligente? ¿Tiene que ver con sacar buenas notas en el colegio, o con salir con distinción académica de la universidad? Uno de los errores más grandes que solemos cometer es confundir la inteligencia con las capacidades académicas o intelectuales.

Una cosa es la inteligencia que podemos medir en pruebas y que se define como coeficiente intelectual, y algo muy distinto es la inteligencia que tenemos para desarrollarnos asertivamente en todos los aspectos de la vida.

La inteligencia emocional tiene que ver con eso; son esas habilidades psicológicas que nos permiten manejar y expresar nuestras emociones de la mejor manera posible.

Por ejemplo, una mujer puede ser tremendamente inteligente basándose en su coeficiente intelectual, pero puede carecer de esas habilidades que le permiten manejar su capacidad intelectual de la mejor manera.

Sobre todo en el trabajo y en la vida laboral, la inteligencia emocional puede ser la clave del éxito, la fórmula que puede influir positivamente en todas las decisiones que tomamos y que los demás toman sobre nosotros.

62341050650fa5ae82dbb.jpg

(cc) Daniela Vladimirova / Flickr

Alguien que es inteligente emocionalmente sabrá regularse a sí misma, no se excederá y actuará luego de haber meditado sus emociones, y no según estas mismas.

Como se detalla en una nota del sitio MindBodyGreen, la inteligencia emocional también tiene que ver con estar consciente de las emociones, de escucharlas y de aceptarlas.

Cuando reaccionamos impulsivamente ante cualquier problema que tengamos en el trabajo, lo más probable es que ese problema se agrande y sea peor de lo que era en un principio.

En el sentido de las responsabilidades, una persona inteligente emocionalmente sabrá reconocer los factores que pueden gatillar emociones negativas, y una vez que las reconoce, no se deja gobernar por ellas.

Para tener buenas relaciones laborales, hay que escuchar. Muchas veces, por tratar de demostrar nuestras capacidades, no escuchamos y sólo hablamos.

La inteligencia emocional tiene que ver con la capacidad de escucharte a ti mismo y a los demás, sin juicios. Si estás a la defensiva, es probable que tus capacidades no sean percibidas de la manera en que deseas.