5 tips para no depender de tu pareja

¿Tu relación es tan buena que no puedes dejar de querer pasar tiempo con él? Lee esto.

En una pareja donde todo marcha viento en popa (o al menos eso se intenta), puede existir esa necesidad irrefutable de pasar tiempo juntos. Misma práctica que, poco a poco, se vuelve cotidiano.

Pero lejos de lidiar con la monotonía, uno tiene que ponerse a pensar en esos momentos en los que tu pareja se vuelve algo más que en tu compañero inseparable. Si dependes de él o ella demasiado, puedes poner en práctica los siguientes consejos:

1. Hobbies

Todos tenemos alguno. Y si no, ¡descúbrelo! Date a la tarea de asistir a algún gimnasio e inscribirte en diversas disciplinas y deportes de las que, poco a poco, puedas rescatar algo.

Es importante conocerse a uno mismo y, ¿por qué no? Disfrutar de algo que posiblemente se convierta en uno de los principales puestos de la lista de lo que más amas.

2. Ejercicio

¿Qué hay de aquella promesa eterna de ir al gimnasio y conseguir el cuerpo que quieres? Ya saben, esa promesa que muchas mujeres postergamos, pero anhelamos de cierta manera.

Quizá sea justo ahora el tiempo perfecto.

3. Amigos

Nada mejor que rodearte de tus amistades para distraerte, salir, convivir, disfrutar y, claro, festejar un poco el fin de alguna semana dura en el trabajo con alguna reunión discreta.

No necesita faltarle al respeto a tu novio de ninguna manera para pasarle bien, cabe aclarar. El compromiso que tienes en tu vida aún está y si, en cambio, tu pareja te cela excesivamente, quizá sea momento de cambiar. De pareja.

4. Metas propias

Cabe destacar la importancia de tu independencia. Tanto económica como emocional. Y, mencionando el primer aspecto, ¿qué hay de tus propias metas profesionales? ¿Acaso también las estás porstergando?

Puede ser el momento exacto en que debas realizar un par de llamadas y echar andar aquel negocio que siempre soñaste. O, claro, plantear primero qué es lo que esperas de tu vida laboral.

5. Enamórate de ti

Es importante amarse a uno mismo antes que a cualquier otra persona. Es sano para la relación y nunca sufrirás de algún trato con el que tú no seas capaz de lidiar.

Uno debe ser lo suficientemente independiente como para sólo necesitar de sí. No es cosa sencilla, pero una vez que logras tomar tus prioridades por orden, se vuelve algo natural.