¿Qué es el coeficiente erótico?

El principal órganos sexual es el cerebro, descubre tu coeficiente erótico y desarrolla tu inteligencia sexual.

Siempre pensé que la boca, los genitales, los senos, el cuello eran los principales puntos erógenos pero la realidad es que todo nuestro cuerpo puede ser un punto G si consigues conectarlo con tu mente y la verdad esto es ¡fantástico!

Según la Asociación Española de Psicología Clínica Conductivo Conductual (AEPCCC), “el principal órganos sexual es el cerebro”, el único capaz de hacernos disfrutar de una sexualidad plena.

Había escuchado hablar del coeficiente intelectual que ayuda a medir la inteligencia pero ¿el coeficiente sexual? ¿de dónde salió eso? Jamás había pensado que en la cama se puede se pudiera medir qué tan sexualmente inteligente eres. Es increíble saber que un estudio realizado en la Universidad de Massachusets realizado con 500 personas demostró que un 57% de mujeres no llegan al orgasmo. A raíz de este estudio los investigadores Sheree Conrad y Michael Milburn, acuñaron el término de inteligencia sexual en 2002 y escribieron un libro con el mismo nombre. Como dicen los autores de “Inteligencia Sexual”, “ser sexualmente inteligente depende de habilidades que las personas pueden adquirir, desarrollar y dominar con el tiempo” ¡uff! que espanto, esta inteligencia no está predeterminada.

En 2004 la sexóloga brasileña Carmita Abdo dio a conocer el método de diagnóstico del coeficiente erótico, el cual consiste en un test autoaplicable de 10 preguntas sobre el ciclo sexual completo. Los resultados arrojan uno de los cinco tipos de calidad de vida erótica: ardiente, calurosa, tibia, desilusionante y frustrante. ¡Qué esperas, aplica el cuestionario! 

Los mejores consejos para mejorar tu coeficiente sexual son:

  • No centres tu atención en tu aspecto físico. Este punto, hoy en día, es poco valorado, pues la gente está en búsqueda y ávida de nuevas aventuras.
  • Cuando sentimos atracción por alguien, el sistema nervioso produce y libera feniletilamina, un compuesto químico que hace que sintamos pasión. Esta sustancia también es la que origina la excitación. Por ello es importante trabajar la inteligencia emocional para mejorar nuestra vida sexual.
  • Todos poseemos inteligencia sexual, la cual sólo se potencia con el paso del tiempo, pues son los años los que provocan que una persona la desarrolle a la perfección o domine el tema.
  • No dudes en explorar tu cuerpo y en conocer cuáles son tus respuestas a los juegos eróticos y sexuales.
  • Debes tener en cuenta que tanto hombres como mujeres tienen el mismo derecho de disfrutar del sexo.
  • Antiguamente, se pensaba que el placer sexual era sinónimo de orgasmo. Hoy en día, el disfrute contempla otras cosas, como el conocerse como pareja, no tener barreras, no tener prejuicios y dejarse llevar por el momento.
  • Dejar atrás mitos y tabúes, conoce qué es lo que te gusta y te hace disfrutar y ten una comunicación abierta con tu pareja sobre el tema.

Ser sexualmente inteligente es muy sencillo conseguirlo, descubre tu coeficiente sexual, trabaja en tus puntos débiles y ¡agárrate! que será irreconocible para tu pareja.

Fuente: Elle.com, Info7.mx