Ideas descabelladas para ahorrar dinero en tu boda.

Algunas ideas para que ahorres en tu boda

Casarse, en primer lugar, es una ilusión, y en segundo lugar, un gasto. Si, casarse no es barato y muchas novias (como yo) te podrán decir que si quieres realizar la boda que siempre soñaste, la espera para que tu billetera alcance a esa boda puede ser muy larga. Aún así, hay muchos blogs, tips y cientos de tablones en Pinterest donde podrás encontrar ideas de cómo reducir gastos para tu boda.
Yo ya me casé, y como tú, me encontré bajo la disyuntiva de querer hacer lo que siempre había soñado con el tamaño de mi cuenta bancaria.

Después de mi propia experiencia y de ver a mis amigas planear sus bodas, tengo algunas ideas descabelladas que pueden hacerte ahorrar algunos pesos en la planeación de tu boda.

Cásate en playa.
Casarse en playa tiene muchos beneficios: para tí y tus invitados es como estar de vacaciones, las olas del mar y un presupuesto más bajo. Si, las bodas en playa tienen reputación de caras, pero yo soy fiel creyente de que esto es mentira. Una boda en playa puede reducir tu lista de invitados hasta en un 50%, pues el costo de transporte y hospedaje recae en tus invitados, y muchos deciden no ir para no gastar dinero, lo cual se traduce en menos invitados para tí, menos mesas, menos flores, menos platillos y contar con las personas que realmente harán hasta lo imposible por estar a tu lado. Incluso, hay muchos hoteles que te incluyen flores, dj, habitaciones, salón y hasta arreglo personal para tu evento por el mismo costo.

Cásate en el Registro Civil.
El matrimonio civil es una ceremonia solemne, muchas veces carente de sentimentalismos y enfocada solamente en la firma y declaración del matrimonio oficial por parte de un juez. Suelen durar media hora por lo mucho, pero se alargan con algún ambigú o brindis posterior.

No tener una ceremonia civil con invitados, en tu casa o en salón puede ahorrarte hasta unos $10,000 fácilmente. Muchos jueces cobran por ir a domicilios particulares a casarte e incluso cobran también por cada testigo que quieras firme tu acta. Y ni qué decir del vino, meseros, canapés, vestido nuevo, peinado y renta de lugar que faltan para alargar la ceremonia. Así que si de ahorrar se trata, lánzate al registro civil, no compres vestido nuevo, no vayas al salón a arreglarte, avísale sólo a cuatro testigos, tus padres, tu novio, sus padres, háganlo oficial y ahorren.

Cásate en Domingo o Entre Semana.
Aunque los viernes o sábados son más buscados por las novias por ser el inicio del fin de semana, pocas saben que casarse otros días es más económico. Hay salones de fiesta y hoteles que hacen descuentos por los días de ocupación más baja: domingo, lunes, martes, miércoles.

Mata dos pájaros de un tiro.
No literalmente, soy amante de los animales, pero si en la manera figurada. Has que tus arreglos florales sirvan como recuerdos para tus invitados, deja que se los lleven al final de la fiesta y no gastes en recuerditos. En vez de un pastel, elige una barra de postres que sirva para que los invitados recorran el salón y se diviertan.

Pregúntale a tu fotógrafo si ofrece el servicio de cabina fotográfica para tus invitados y si puede armarte un paquete. En vez de tener muchísimos meseros, elige un bufet o que sirvan varios guisados en cada mesa, o haz una boda donde las bebidas se sirvan en una barra.

Elige tus “no negociables”.
No escatimes en gastar en cosas que valores altamente (para mí, mi vestido, mi arreglo personal, la música y mis fotografías), puedes buscar la mejor manera de economizar en todo lo demás, pero no quieras ahorrar dinero en todo, corres el riesgo de abaratar tu boda y de tener más problemas de los que crees. Hay cosas en las que no vale la pena ahorrarse 2 o 3 pesos y a veces, lo barato sale muy caro.