Actualidad

¿Qué pasa cuando alguien que te cae mal se convierte en tu objeto de deseo?

Este fenómeno es más común en hombres que en mujeres, según expertos.

¿Qué pasa cuando alguien te cae mal se convierte en tu objeto de deseo?

En el complejo mundo de las relaciones humanas, hay ocasiones en las que la línea entre el amor y el odio se difumina de manera inesperada. Conoce todo lo que necesitas saber sobre este tema desde la mirada de un profesional experto en el tema.

¿Qué ocurre cuando alguien que nos cae mal se convierte en objeto de deseo? Este intrigante fenómeno es explorado a fondo por el investigador y sexólogo Justin J. Lehmiller en su estudio publicado en Psychology Today.

Lehmiller encuestó a 4.157 adultos de ambos sexos y descubrió que una proporción significativa admitió haber experimentado fantasías sexuales relacionadas con personas que odian. Sorprendentemente, aproximadamente el 18% de mujeres heterosexuales había fantaseado con esto antes, y el 1% fantaseaba con ello a menudo. El 31% de los hombres heterosexuales había fantaseado con esto antes, y el 4% fantaseaba con ello a menudo.

Recomendados

Por su parte también el 35% de las mujeres lesbianas y bisexuales había fantaseado con esto antes, y el 4% fantaseaba con ello a menudo. El 35% de los hombres homosexuales y bisexuales había fantaseado con esto antes, y el 3% fantaseaba con ello a menudo. El 31% de las personas trans y no binarias había fantaseado con esto antes, y el 4% fantaseaba con ello a menudo.

Lee también: Frases para decirle a tu pareja cuando tienes ganas de pasar un momento hot

Según Lehmiller, estas fantasías pueden surgir debido al sentido de poder o control que proporcionan. En este contexto, las personas pueden sentir que tienen dominio sobre la persona odiada, o incluso la posibilidad de infligirle algún tipo de dolor.

Pero, ¿se trata simplemente de una atracción por el placer y el dolor? Lehmiller destaca una de las ideas más intrigantes de este tema: las emociones como el disgusto o la ira pueden amplificarse y confundirse con la excitación sexual, lo que añade una capa adicional de complejidad a esta fascinante dinámica emocional.

En última instancia, este estudio nos invita a reflexionar sobre la complejidad del deseo humano y nos desafía a aceptar y abrazar la diversidad de nuestras experiencias emocionales.

Te puede interesar:

Protegiendo tu hígado: Los mitos y verdades detrás de tomar fármacos antes de beber alcohol

Una encuesta revela que las quiteñas tienen mayor tendencia a reconocer problemas de salud mental

Críticas y controversias: Robert De Niro, padre a los 80, enfrenta las reacciones de los internautas

Tags

Lo Último


Te recomendamos